Imagen logo de la OPI

113-99. LaVine y DeRozan reactivan a los Bulls

 22 marzo, 2022

Chicago (EE.UU.), 22 mar (EFE).- Unas espectaculares actuaciones de Zack LaVine y de DeMar DeRozan, ambos con 26 puntos, reactivaron este lunes a los Chicago Bulls, que doblegaron 113-99 a los Toronto Raptors en el United Center, casi completamente lleno, para reencontrarse con la victoria después de tres derrotas consecutivas.

Tras una desastrosa semana lejos de casa, con tres derrotas de tres en su viaje por el Oeste, los Bulls reforzaron su quinta posición en el Este (42-29) y cortaron la racha de seis triunfos consecutivos de los Raptors lejos de su casa.

LaVine decidió el partido en el tercer cuarto con 16 de sus 26 puntos, a los que añadió seis asistencias y seis rebotes, con un nueve de 18 en tiros y tres triples.

DeRozan aportó 26 puntos, siendo decisivo en el último período para frustrar todo tipo de esperanzas de los Raptors. Acumuló además cinco rebotes y una asistencia.

Los Raptors, que llegaban al United Center tras imponerse a domicilio a los Philadelphia 76ers de Joel Embiid y James Harden, se quedaron séptimos en el Este (40-32) y complicaron su camino hacia un billete directo para los «playoff».

Pascal Siakam, con 22 puntos, cinco rebotes y cuatro asistencias, fue el mejor en el equipo canadiense, en el que Fred VanVleet anotó 19 puntos, pero solo conectó tres triples de doce.

Chris Boucher, con un doble doble de 19 puntos y diez rebotes, tampoco pudo evitar el revés de su equipo en el United Center de Chicago, que celebró una nueva «Noche Latina» de la NBA, en la que se homenajeó con varias iniciativas la comunidad latinoamericana de la ciudad de Illinois.

ALTA PRESIÓN

Tenían presión los Bulls, que regresaban al United Center tras perder sus tres partidos disputados contra equipos del Oeste, ante Sacramento Kings, Utah Jazz y Phoenix Suns, y más ante unos Raptors en racha, que llevaban seis victorias consecutivas lejos de casa.

Sin embargo, también los canadienses jugaban bajo presión, llamados a no fallar en este final de temporada para mantenerse en la pelea con los Cleveland Cavaliers por una plaza directa en los «playoff».

El resultado fue un partido defensivamente atento, que causó porcentajes bajos en los tiros de ambos equipos. La igualdad fue máxima, con Pascal Siakam echándose a la espalda a los canadienses con 16 de sus 22 puntos en la primera mitad y DeMar DeRozan liderando a los Bulls con 13 puntos.

Ninguno de los dos equipos logró conseguir ventajas considerables, con los Raptors que salieron con un 5-0 y los Bulls que remontaron y se hicieron con ocho de ventaja en el 15-7.

Un equilibrio que se reflejó en el luminoso del descanso con un 55-54 a favor de los Raptors y todo por decidirse en la segunda mitad.

LAVINE, DECIDE

Fue necesario un monumental tercer cuarto de Zack LaVine para romper la igualdad. El número 8 de los Bulls, que llevaba ocho puntos al descanso, anotó 16 en doce minutos y le dio a los Bulls una ventaja de once puntos en el 84-73.

LaVine anotó tres canastas consecutivas para construir la brecha y cambió el estado mental de Chicago, que adquirió confianza y hundió a los Raptors, que encadenaban ingenuos balones perdidos.

Un triple y un tiro en suspensión de Ayo Dosunmu para empezar el cuarto período lanzó a los Bulls hacia el 91-73.

No volvieron a levantarse los Raptors. Fred VanVleet siguió sin acierto en los triples y en contra DeRozan encadenaba canastas en suspensión, su especialidad, para mantener un cómodo margen para los Bulls en el 96-80.

Fue precisamente el número 11 de los Bulls en sentenciar con el 106-86 a falta de 3.50 para el final, con una magistral canasta, y falta añadida, desde la media distancia para desatar la euforia del United Center.

Pudieron sentarse en el banquillo en los últimos minutos LaVine y DeRozan, que vieron como sus compañeros defendían la victoria con el definitivo 113-99. EFE

am/cav