Imagen logo de la OPI

Truss tilda de «cortina de humo» conversaciones de paz entre Rusia y Ucrania

 20 marzo, 2022

Londres, 20 mar (EFE).- La ministra británica de Asuntos Exteriores, Liz Truss, alertó de que las conversaciones de paz que mantienen Rusia y Ucrania podrían emplearse como una «cortina de humo» por el Kremlin para reagrupar tropas con las que acometer una nueva ofensiva.

En una entrevista publicada hoy por el diario británico The Times, la jefa de la diplomacia del Reino Unido expresó esos temores, al tiempo que indicó que corresponde al líder ucraniano, Volodímir Zelensky, elegir cómo su país aborda ese diálogo de paz.

Según la ministra, si Moscú se tomara en serio esas conversaciones de paz con Kiev, no emplearía los métodos militares que utiliza actualmente para atacar Ucrania: «Si un país es serio acerca de las negociaciones (de paz), no bombardea a civiles de manera indiscriminada a diario», observó la política conservadora.

La responsable del Foreign Office se mostró «muy escéptica» sobre esas negociaciones y apuntó que «estamos viendo un amago para crear espacio para que los rusos se reagrupen».

«No vemos ninguna retirada seria de tropas rusas o ninguna propuesta sobre la mesa», afirmó Truss.

La ministra recordó asimismo que «los rusos han mentido y mentido y mentido» y dijo que «teme» que «la negociación sea otro intento para crear distracción y generar una cortina de humo».

«Por supuesto, Ucrania es una nación soberana y tiene todo el derecho a acometer cualquier proceso de negociación como mejor le convenga», señaló.

Funcionarios occidentales han alertado de que los rusos cuentan con reservas «enormes» de munición, con lo que podrían mantener los bombardeos durante semanas.

No obstante, datos del último parte de inteligencia militar difundidos hoy por el ministerio británico de Defensa en Twitter indican que el Kremlin no ha logrado aún ninguno de sus objetivos iniciales en Ucrania y que las tropas rusas se han visto sorprendidas por la «magnitud y ferocidad» de la resistencia ucraniana. EFE

prc/pi