Imagen logo de la OPI

Pemex presume ser clave para frenar la inflación

 19 marzo, 2022

Ciudad de México, 19 mar (EFE).- El Gobierno mexicano presumió este viernes, en el 84 aniversario de la expropiación petrolera, los avances en el «rescate» de Petróleos Mexicanos (Pemex) que han de permitir la autosuficiencia energética para así controlar la inflación pese a impactos externos como la guerra en Ucrania.

«Hoy es un día propicio para reafirmar nuestro compromiso de rescatar la industria petrolera del abandono y la corrupción que estuvo a punto de destruirla durante el periodo neoliberal», dijo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, desde Minatitlán, en el oriental estado de Veracruz.

López Obrador aseguró que, con la rehabilitación de las refinerías existentes, la compra de la Deer Park -en Texas- y la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, «el año próximo seremos autosuficientes en gasolinas, diésel y turbosinas».

En medio de aplausos y acompañado de parte de su gabinete, aseguró que se seguirá «rescatando» así a la industria petrolera.

CONTROL DE LA INFLACIÓN

El mandatario mexicano, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), hizo referencia también a la inflación desatada a nivel mundial en los últimos meses, agravada ahora por la guerra en Ucrania.

«A pesar de la pandemia, de la crisis económica que provocó y de la guerra de Rusia y Ucrania, que ha implicado inestabilidad en el mercado de los energéticos y aumentos en el petróleo y el gas, nosotros estamos saliendo adelante y en México no han subido las tarifas eléctricas ni los precios de las gasolinas, el diésel y el gas», dijo.

Agregó que eso ayuda a «frenar la inflación» – ubicada a finales de 2021 en el 7,36 %, el nivel más alto en 20 años- y así «fortalecer la economía popular».

PEMEX SACA PECHO

En un largo discurso, el director general de Pemex, Octavio Romero, expuso los datos que prueban que hoy la estatal está mucho mejor que cuando comenzó la presidencia de López Obrador en diciembre de 2018.

Por ejemplo, en materia de producción se pasó de un «mínimo histórico» de 1,64 millones de barriles diarios a 1,77 millones de barriles diarios en la actualidad y se espera cerrar 2022 con un promedio de casi 1,88 millones de barriles por día.

Aunque supone una mejora en la producción, la meta es menor a la que se anunció hace justo un año, cuando entonces se prometió llegar a los dos millones de barriles para fines de 2021.

Además, se están revirtiendo la declinación de la producción gracias al «desarrollo intensivo» de 32 campos en aguas someras y terrestres.

Y gracias a la inversión en refinerías, el «compromiso de lograr la autosuficiencia en combustibles está cada vez más cerca», aseveró.

En cuanto a comercialización, continuó Romero, Pemex ha logrado recuperar parte del mercado interno que perdió con la liberalización del sector, y hoy tiene, en gasolinas, una participación del 81,4 %.

Pese a que Pemex continúa siendo unas de las petroleras más endeudadas del mundo, aseguró que se han logrado ahorros desde 2019 a la fecha ahorros substanciales por unos 80.000 millones de pesos (unos 3.900 millones de dólares) gracias a una «cultura» de optimización de recursos y control de costos.

Y sobre los precios al consumidor, aseguró que la estatal es la «principal herramienta» para el control de la inflación, «evitando las consecuencias que hemos padecido en otras épocas» fruto de una «política energética neoliberal».

Al no dejar de invertir pese al desplome del sector durante la pandemia de covid, el titular de Pemex también consideró que ello permite ahora «cosechar un incremento de nuestra producción de petróleo y sacar provecho de los precios elevados que se registran actualmente en el mercado».

Petróleos Mexicanos (Pemex) mejoró este 2021 sus resultados pues tuvo una reducción interanual de 83,4 % de sus pérdidas en los primeros nueve meses del año, pero la petrolera sigue siendo la mas endeudada del mundo e hila tres trimestres con cifras negativas.

CRÍTICAS AL SECTOR ELÉCTRICO PRIVADO

En plena batalla con las eléctricas privadas, López Obrador también aprovechó la coyuntura para defender su propuesta de reforma constitucional del sector energético, que busca limitar a 46 % la participación privada en generación eléctrica y priorizar el despacho de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa del Estado, acusada de tener algunas plantas contaminantes y obsoletas.

«No permitir que intereses particulares, nacionales o extranjeros, se apoderen de lo que es del pueblo, de lo que es de la nación. El 84 aniversario de aquella gesta histórica nos encuentra (…) en pleno rescate de nuestra industria petrolera y también en una lucha por recuperar el control de la nación sobre la industria eléctrica», apuntó el mandatario.

Insistió en que la reforma permitirá dar una electricidad «estable, confiable y a precios justos».

Y evitará lo que a su modo de ver son «circunstancias terribles» como las que se viven en España como «consecuencia de las privatizaciones salvajes de la industria eléctrica».

Acusó a las empresas eléctricas privadas de no «atender» a los hogares más necesitados porque «no era negocio».

«Sigamos rescatando la industria eléctrica y la industria petrolera», clamó al final de su mensaje.

La nacionalización del petróleo por parte del presidente Lázaro Cárdenas en 1938 marcó un momento histórico para México al apropiarse del petróleo que explotaban, en ese entonces, 17 compañías extranjeras. EFE

mqb/esc/cpy