Imagen logo de la OPI

Málaga recobra su alfombra roja con alegría pero sin olvidar a Ucrania

 19 marzo, 2022

Málaga (España), 19 mar (EFE).- El Festival de Málaga ha recobrado este viernes una de sus grandes señas de identidad, la alfombra roja, en una gala inaugural en la que se ha mezclado la alegría por recuperar la cercanía del cine al público malagueño con el recuerdo emocionado a la situación en Ucrania.

Para celebrar que el certamen alcanza sus veinticinco ediciones, la gala se ha trasladado por primera vez al Palacio de los Deportes José María Martín Carpena, con un aforo para la ocasión de unos 2.400 espectadores, entre los que se encontraban el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, entre otras autoridades.

En el exterior del recinto deportivo flanqueaban la alfombra roja varios centenares de personas que han podido volver a jalear a sus ídolos después de dos años sin poder hacerlo debido a la pandemia.

Además de tener un aforo mayor que el marco habitual de las galas -el Teatro Cervantes-, el Palacio de los Deportes ha permitido que haya llegado junto al escenario a bordo de uno de los coches oficiales del Festival el actor Pepón Nieto, conductor del acto junto a Noemí Ruiz y Celia Bermejo.

Los tres han celebrado poder «volver a estar todos juntos» en este Festival que, han recordado, está entre los diez eventos culturales más importantes de España y que cuenta con «la alfombra roja más cariñosa del cine español».

También han hecho un repaso por los contenidos del certamen, como los homenajes a Carlos Saura, Mercedes Morán, Sol Carnicero o Javier Calvo y Javier Ambrossi, o las distintas secciones en las que se reparten las producciones.

Otro homenaje será el del Premio Málaga, que recogerá este año en nombre de todo el cine español su Academia y que, como han recordado los presentadores, han recibido en ediciones anteriores figuras como la desaparecida Verónica Forqué.

Uno de los momentos más emotivos de la gala ha llegado cuando el violonchelista Antonio Peula, de solo 14 años, ha interpretado la pieza «Lamentatio», de Giovanni Sollima, acompañado por la danza de Belén Bouzas, mientras en la pantalla se proyectaban imágenes de la invasión de Ucrania y de las manifestaciones contra Putin.

Pero en esta gala inaugural el protagonismo ha sido también para el actor Miguel Rellán, galardonado con la Biznaga Ciudad del Paraíso que el Festival de Málaga reserva cada año para los «imprescindibles» del cine español.

Para glosar su figura ha subido al escenario el cineasta David Serrano, que ha resaltado que Rellán es «un caso único en España, porque ha estado trabajando siempre», y eso le ha valido «el currículum más extenso de un actor español en los últimos cincuenta años, con más de doscientos proyectos».

Es Rellán, ha añadido Serrano, «un inmenso actor» que a sus 78 años «se comporta como un chaval de 20 que estuviera empezando».

Ya en el escenario tras una ovación del público puesto en pie, Rellán ha confesado que sufre el «síndrome del impostor».

«Cuando me dan un premio o me aplauden tras una función, siempre pienso: ‘Ha vuelto a colar’. Gracias al Festival de Málaga por permitirme que durante unos días más me lo crea», ha dicho el actor.

Rellán forma parte del elenco del largometraje inaugural del Festival, «Código Emperador», un «thriller» sobre las cloacas del poder dirigido por Jorge Coira y protagonizado por Luis Tosar, quien en su intervención ha querido tener un recuerdo «para toda la gente de Ucrania que lo está pasando realmente mal».

Y, antes de pasar a la proyección de esta película, la gala ha acabado con gran parte del público bailando al ritmo de Camela y de uno de los temas más míticos para sus seguidores, «Sueño contigo».

Málaga se dispone un año más a convertirse en la capital del cine en español durante su Festival, en cuya sección oficial competirán once largometrajes españoles y ocho iberoamericanos. EFE

jlp/plv