Imagen logo de la OPI

Cinco cuadros que Sert pintó para Cambó se exponen por primera vez en público

 13 marzo, 2022

Torrent (Girona), 13 mar (EFE).- Cinco cuadros que el pintor Josep Maria Sert (1874-1945) realizó para el político y mecenas Francesc Cambó, correspondientes a la serie «Evocaciones Catalanas», se exponen por primera vez en público en el hotel Mas de Torrent, regentado desde 2019 por el nieto de Cambó, Pau Guardans.

Guardans, al frente de la cadena Único Hotels, se hizo con este establecimiento en el corazón del Empordà en 2019 y, tras la muerte por covid de su madre en 2021, decidió que aquellas cinco obras saliesen del salón de la casa familiar de Barcelona y se mostrasen allí, muy cerca del lugar de nacimiento de su abuelo, Verges, y de la finca Mas Juny que Sert adquirió en Palamós.

Para dimensionar la figura de aquel pintor y cambiarle la etiqueta de alguien próximo al franquismo por la de un oportunista dispuesto a abrazar cada statu quo para que prevaleciese su arte, el nieto de Cambó recuerda que, por Mas Juny, pasaron intelectuales y aristócratas como la baronesa Maud von Thyssen o Salvador Dalí.

También personajes como Coco Channel o Marlene Dietrich, aunque a Pau Guardans le parece clarificador que, en 1935, las gentes de Albons, un municipio del Empordà a poco más de 30 kilómetros de Palamós, fuesen capaces de, tras un accidente del coche en que circulaban el príncipe Alexis Mdivani y Maud von Thyssen, identificar su procedencia con Mas Juny.

Acertaron y aquel suceso dio pie a la leyenda sobre las joyas que perdió la baronesa en aquel siniestro y que hicieron rico a algún lugareño, pero Guardans pone el foco en aquella notoriedad de Josep Maria Sert, ratificada por una experta en su obra como es Pilar Sáez, historiadora afincada en París y una de las responsables de la exposición sobre el artista de 2012 en la capital francesa.

Sáez ha estado presente también en la puesta de largo de los cuadros de Sert en el Mas de Torrent y relata la vida de un pintor que apuesta desde sus inicios por una concepción decorativa de sus creaciones, con vocación muralista y aspiración de ser un Miguel Ángel, al que le marca el encargo de decorar con 24 años la catedral de Vic.