Imagen logo de la OPI

1-0. Parejo mantiene al Villarreal en zona europea

 13 marzo, 2022

Vila-real (Castellón), 13 mar (EFE).- Un gol de Dani Parejo en el segundo acto dio la victoria al Villarreal ante el Celta de Vigo en La Cerámica, tras un disputado e igualado encuentro, en el que ambos equipos adolecieron de ocasiones en la primera mitad, pero que se mostraron más verticales en la segunda, con los locales más certeros para conseguir un triunfo que les mantiene en la zona europea.

Se presumía un bonito partido entre dos equipos amantes del buen fútbol y el choque se convirtió en un duelo por tener el balón, con largas posesiones de unos y otros pero sin apenas mordiente en los metros finales.

El Villarreal percutió más por la banda izquierda, con la dupla formada por Pedraza y Danjuma, aunque no generaron peligro, a excepción de un gol de cabeza de Lo Celso, a centro de Trigueros, que fue bien anulado por claro fuera de juego del argentino.

Por su parte el Celta tan solo inquietó cuando el balón pasó por las botas del capitán Iago Aspas, aunque sin llegar a poner en serios apuros al meta local Rulli.

Nada más reanudarse el encuentro cambió de guión, ya que los dos equipos mostraron una mayor verticalidad en su juego. Aspas pudo marcar en un remate a bocajarro en el área pequeña que despejó Pedraza y el propio lateral local pudo marcar en la siguiente acción, pero su remate lo despejó Dituro con apuros.

El partido entró en una dinámica de juego más vertiginosa. Brais Méndez la tuvo para los gallegos a los siete minutos pero su disparo se fue excesivamente cruzado en una inmejorable ocasión, mientras que minutos después el Villarreal respondió con dos claras ocasiones desperdiciadas por Danjuma y Pedraza.

Planeaba el gol sobre La Cerámica y fue Dani Parejo el que lo subió al marcador, con la colaboración del meta Dituro, tras una asistencia de ‘delicatessen’ de Manu Trigueros.

Tras el tanto no cambió la dinámica. Los dos equipos seguían buscando el área rival, aunque era el Villarreal el que daba más sensación de peligro con un Chukwueze que reclamó el protagonismo del que había adolecido en la primera mitad.