Imagen logo de la OPI

Senadora y víctima de violencia policial: «Empieza una nueva era en Chile»

 12 marzo, 2022

Santiago de Chile, 12 mar (EFE).- Fabiola Campillai, una reconocida víctima de la represión policial en Chile que se convirtió en senadora, afirmó este viernes que «empieza una nueva era en Chile» tras la toma de posesión del progresista Gabriel Boric.

«Empieza una nueva era que espero que sea muy buena para nuestro país. Nosotros ya hemos pasado muchas penas», manifestó a Efe a la salida del Senado, en la cuidad costera de Valparaíso, donde tuvo lugar la ceremonia de cambio de mando.

La parlamentaria, que asumió también su cargo este viernes, agregó que busca «cambiar Chile» y convertirlo en un país en el que «los espacios de poder estén ocupados por gente que realmente trabaje de corazón, y no por dinero».

«Es tremendo que en estos espacios, que hasta ahora han estado ocupados por la élite chilena, hoy pueda estar una persona del pueblo, y validada en las urnas», manifestó.

Campillai se quedó ciega con 38 años por el golpe de una bomba lacrimógena supuestamente arrojada por un policía mientras se dirigía a su trabajo en 2019, justo cuando el país atravesaba una masiva ola de protestas sociales.

Después de meses de incasable lucha por la reparación de las víctimas que dejó la represión policial, la mujer presentó su candidatura a la Cámara Alta, y fue electa por la Región Metropolitana, que alberga la capital y donde habitan 8 millones de los 19 millones de chilenos.

Campillai, que durante la segunda vuelta dio su respaldo a Boric, aprovechó la ocasión para volver a pedir una vez más «justicia» para los «heridos, mutilados y detenidos» durante las manifestaciones.

 «Tenemos todavía muchas víctimas del estallido social. Queremos que esto pase, que haya reparación, justicia y la libertad de nuestros presos», señaló.

 En octubre de 2019 comenzó en Chile una masiva ola de protestas motivadas por la igualdad en el país, que se saldó con una treintena de fallecidos, miles de heridos —entre ellos más de 400 mutilados oculares— y graves señalamientos por violaciones a los derechos humanos hacia las fuerzas de seguridad.

Boric, un exdiputado de izquierda afín a esas movilizaciones sociales, se convirtió este viernes, a sus 36 años, en el presidente más joven y más votado de la historia del país.

Líder de una coalición entre el Frente Amplio y el Partido Comunista, el izquierdista relevó en el cargo al exmandatario derechista Sebastián Piñera.

Para los expertos, el Gobierno de Boric supone el inicio de una nueva era política, puesto que el joven mandatario es el primer presidente que no forma parte de los dos grandes bloques de centro que gobernaron desde el retorno a la democracia en 1990 y es el más izquierdista desde Salvador Allende (1970-1973). EFE

pnm/ssb/lll