Imagen logo de la OPI

Los operadores de Chernóbil, en situación «cada vez más difícil», dice la OIEA

 12 marzo, 2022

Viena, 12 mar (EFE).- El personal técnico de la antigua planta nuclear de Chernóbil, en el norte de Ucrania y controlada por Rusia, afronta «condiciones cada vez más difíciles», mientras continúan los trabajos para restablecer el suministro eléctrico de la planta, informó este viernes la agencia nuclear de la ONU (OIEA).

«Los técnicos han comenzado a reparar las líneas eléctricas dañadas» a principios de esta semana, dijo el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en un comunicado.

Según la información transmitida al OIEA por el regulador nuclear de Ucrania, se ha logrado reparar una sección, pero la energía eléctrica externa sigue sin funcionar.

«Los trabajos de reparación continuarán a pesar de la difícil situación en el exterior de la central nuclear», añadió.

Aunque los generadores diésel de emergencia están proporcionando energía de reserva, «sigue siendo importante arreglar las líneas eléctricas lo antes posible», subrayó Grossi.

Pese a los problemas, el OIEA asegura que no hay riesgo de un «impacto crítico» en el lugar, donde hay instalaciones de gestión de residuos radiactivos, «ya que el volumen de agua de refrigeración de la instalación de combustible gastado es suficiente para mantener la eliminación del calor sin suministro de electricidad».

Por otro, el regulador «expresó su preocupación por la disponibilidad de reservas de alimentos» para los 211 miembros del personal técnico y los guardias que están viviendo en la planta desde que Rusia lanzó su ofensiva militar en Ucrania hace más de dos semanas, y «se enfrentan a condiciones cada vez más difíciles».

Además, el regulador perdió la comunicación con la central y no puede proporcionar información al OIEA sobre el control radiológico de la instalación, aunque sigue recibiendo información de la situación «a través de los altos cargos de la central fuera del emplazamiento», señala el comunicado.

En cuanto a la situación de las centrales nucleares operativas de Ucrania, que son cuatro, confirmó que 8 de los 15 reactores seguían funcionando, incluidos dos en la central nuclear de Zaporizhzhya, con niveles de radiación normales.

Zaporozhie, la planta nuclear más grande de Europa, tiene cuatro líneas eléctricas de alta tensión (750 kV) fuera de la planta, más una adicional de reserva.

Dos de estas líneas fueron dañadas en los recientes combates en la zona, por lo que hay dos líneas eléctricas, más la de reserva, a disposición de la central, donde también «se está trabajando para detectar y eliminar las municiones sin explotar encontradas en su centro de formación dañado».

En esa central, el personal que opera la planta (ucraniano) estaba rotando según su horario habitual, pero, según el regulador, «la presencia de fuerzas extranjeras en la zona está afectando a la moral de trabajo y causando presión».

También se informó de daños adicionales en una nueva instalación de investigación nuclear en la ciudad de Járkov. Dado que su material nuclear es «subcrítico», el OIEA considera que los daños «no habrían tenido ninguna consecuencia radiológica».

Con respecto a la pérdida parcial de la transmisión al OIEA de datos a distancia sobre el material y las actividades nucleares en las centrales nucleares, sigue sin funcionar desde Chernóbil y hay «problemas intermitentes» desde la planta de Ucrania del Sur.

En cambio, desde Zaporizhzhya se ha restablecido la transmisión, afirmó la agencia de la ONU. EFE

wr/cd