Imagen logo de la OPI

Alemania se rearma para enfrentar el desafío de la Rusia de Putin

 28 febrero, 2022

Berlín, 28 feb (EFE)-. Alemania, con unas fuerzas armadas crónicamente infradotadas, destinará 100.000 millones de euros adicionales a rearmar la Bundeswehr e invertirá más del 2 % anual de su producto interior bruto en defensa para enfrentar el desafío que representa una Rusia liderada por Vladímir Putin.

«Tenemos que hacernos la pregunta de qué capacidades tiene la Rusia de Putin y qué capacidades necesitamos nosotros para enfrentar esta amenaza, hoy y en un futuro», dijo el canciller alemán, Olaf Scholz, este domingo en una declaración de Gobierno ante el Bundestag (Cámara baja).

El objetivo, subrayó, es contar con una Bundeswehr «eficiente, de última generación y avanzada», lo que implica «mejor equipación, equipos modernos, más personal».

«Eso cuesta mucho dinero», concedió, pero debería ser posible para un país del tamaño e importancia en Europa como Alemania, añadió.

Ante este «cambio de era» que supone la invasión rusa de Ucrania, «se hará lo que haga falta para garantizar la paz en Europa», y Alemania será solidaria en su contribución, para lo cual, no obstante, la Bundeswehr necesita «nuevas y grandes capacidades», reconoció.

En este sentido, Scholz se dirigió a todos los grupos parlamentarios para pedirblindar en la Ley Fundamental esta partida adicional destinada a modernizar las fuerzas armadas.

«A partir de ahora, cada año, invertiremos más del 2 % de nuestro PIB en nuestra defensa», no sólo por un el compromiso adquirido con la Alianza Atlántica, sino «por nuestra propia seguridad», anunció, además.

Scholz advirtió al jefe del Kremlin en contra de subestimar la determinación de Alemania de defender junto a sus aliados «cada metro cuadrado del territorio de la Alianza».

Entre los grandes desafíos está el de «evitar que la guerra de Putin se traslade a otros países de Europa», señaló y agregó que con la invasión de Ucrania, el presidente ruso «no quiere sólo borrar un país independiente del mapa», sino que «destruye el orden de seguridad europeo» cimentado desde hace casi medio siglo en el Acta Final de Helsinki.

Scholz acusó a Putin de querer «erigir un imperio ruso», reorganizar radicalmente Europa de acuerdo a sus ideas y dividir el continente con la violencia de las armas en «zonas de influencia bien conocidas».

SCHOLZ DEFIENDE LA DIPLOMCIA, PERO «SIN PECAR DE INOCENTES»

Por otra parte, el canciller subrayó que «la guerra de Putin supone un punto de inflexión», también para la política exterior de Alemania.

La aspiración seguirá siendo la de «toda la diplomacia posible, sin pecar de inocentes», lo que implica también «nada de hablar por hablar».

Agregó que «para un diálogo de verdad es necesario que haya disposición por ambas partes», y por la de Putin no hay, «y no sólo en los últimos días y semanas», dijo.

«Lo hemos intentado hasta el último minuto con diplomacia. El Kremlin nos ha hecho esperar, nos ha mentido y se ha negado a todo lo que hasta ahora hemos defendido los europeos. Putin quería esta guerra, costara lo que costara», dijo la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, durante su turno de intervención.

Por otra parte, Scholz subrayó la necesidad de apoyar a Ucrania «en esta situación desesperada».

Con la invasión de Ucrania, el presidente ruso ha creado una «nueva realidad» que exige «una respuesta clara».

Se refirió a la decisión del Gobierno alemán de suministrar armas defensivas a Ucrania, algo a lo que se había resistido hasta último minuto, y concedió que «no había otra respuesta posible a la agresión de Putin».

Otra tarea es «disuadir a Putin de su curso belicista», para lo cual, recordó, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE aprobaron un paquete de sanciones «de dimensiones sin precedentes».

«La guerra es una catástrofe para Ucrania. La guerra acabará siendo una catástrofe también para Rusia», dijo al referirse al paquete acordado, que se traduce en un corte del flujo de dinero a empresas estatales rusas, la desconexión de importantes bancos rusos del sistema de pagos internacionales SWIFT y sanciones personales contra Putin y otras personas de su entorno inmediato, entre otras medidas.

No hay que engañarse, «Putin no cambiara su curso de la noche al día», pero «muy pronto la cúpula rusa notara el alto precio que paga», añadió, y agregó que la UE se reserva imponer más sanciones.

Otra tarea pendiente es trabajar en garantizar la seguridad del abastecimiento energético en Alemania y reducir la dependencia energética de terceros.

En este sentido, aseguró que una política energética responsable y con visión de futuro es decisiva no sólo para la economía y el clima, sino también para la seguridad del país.

Para ello, además de agilizar el desarrollo de las energías renovables, será fundamental aumentar las reservas de carbón y gas -en este último caso en 2.000 millones de metros cúbicos-, dijo, al tiempo que anunció la construcción de dos terminales de gas natural licuado. EFE

egw/si