Imagen logo de la OPI

Un agujero negro desafía los conocimientos actuales sobre su formación

 25 febrero, 2022

Redacción Ciencia 25 feb 2022.- Un agujero negro desafía los modelos actuales de formación de estos objetos como resultado de una supernova, ya que los astrónomos han observado que gira en una dirección fuertemente desalineada con respecto al plano orbital que comparte con una estrella.

El estudio publicado hoy por Science y con la participación del Centro de Astrobiología, el Instituto Astrofísico de Canarias y la Universidad de La Laguna (Tenerife) indica que este desajuste es de al menos 40 grados, el mayor observado hasta el momento.

Cuando los objetos forman parte de configuraciones vinculadas gravitacionalmente, como un sistema binario en el que una estrella y un agujero negro giran uno alrededor del otro, sus ejes de rotación tienden a alinearse entre sí y ser perpendiculares al plano orbital.

Si está lo suficientemente cerca de su compañero binario, el agujero negro extraerá material y formará un disco de acreción a su alrededor , que puede emitir radiación óptica y de rayos X.

Los agujeros negros que se acumulan a menudo forman haces de materia ionizada lanzados a lo largo de su eje, llamados chorros relativistas.

Aunque estas características se utilizan a menudo para caracterizar las propiedades fundamentales de un agujero negro, los métodos estándar utilizados para medir su giro a partir de observaciones de rayos X suponen una desalineación insignificante de los ejes.

Motivo de la desalineación

El sistema binario MAXI J1820+70 se encuentra en nuestra galaxia a unos 10.000 años luz de la Tierra y está formado por un agujero negro con una masa aproximadamente ocho veces mayor que la del Sol y su estrella compañera.

El equipo presenta en el estudio observaciones polarimétricas ópticas del sistema binario, que permiten determinar la orientación del disco de acreción y combinarlas con las anteriores de orientación de los chorros relativistas.

Así, los astrónomos han visto que el eje de giro está desalineado con respecto al plano orbital del sistema en al menos 40 grados, la mayor desviación registrada hasta el momento.

Esta alta desalineación debe haberse generado durante la formación del agujero negro, ya que la acumulación de masa y las fuerzas de marea siempre acercan los ejes a la alineación, creen los autores.