Imagen logo de la OPI

Taiwán se defenderá de «guerra cognitiva» con Pekín, asegura su presidenta

 24 febrero, 2022

Pekín, 24 feb (EFE).- La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, condenó anoche en su cuenta de Twitter las acciones rusas por «atentar contra la soberanía ucraniana», al tiempo que aseguraba que la isla «reforzará su respuesta a la guerra cognitiva».

«Pekín podría aprovechar la situación en Ucrania para comenzar una guerra cognitiva con Taiwán que convenza a los habitantes de la isla de que Estados Unidos no honraría su compromiso de defenderla», advirtió un funcionario de la seguridad nacional taiwanesa a la agencia local CNA.

Las actividades chinas usarían información sobre el conflicto en Ucrania para «sembrar la división» entre Taiwán y Estados Unidos y para promover la «reunificación con China», agregó.

El funcionario, que prefirió conservar el anonimato, aseguró que la situación en Ucrania «no es comparable a la de Taiwán» y que el compromiso estadounidense con la defensa de la isla «es firme».

China reclama para sí la soberanía de Taiwán, a quien considera una provincia rebelde para cuya reunificación no ha descartado el uso de la fuerza.

La isla es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y Estados Unidos, debido sobre todo a que Washington es el principal suministrador de armas de Taiwán y sería su mayor aliado militar en caso de conflicto bélico con China.

En 1979, Washington reconoció a Pekín como el único Gobierno chino con el entendimiento de que Taiwán tendría un futuro en paz.

Sin embargo, el Acta de Relaciones de Taiwán de ese año no garantiza que Estados Unidos vaya a intervenir militarmente si la República Popular China atacase la isla, pero tampoco lo descarta, puesto que se compromete simplemente a «ayudar a Taiwán a defenderse».

En 2021, aumentó la tensión en el Estrecho de Taiwán por las numerosas incursiones de aviones chinos en lo que Taiwán considera su Zona de Identificación de Defensa Aérea y por el reconocimiento por parte de Tsai de que Estados Unidos cuenta con presencia militar en la isla «para entrenar a las tropas taiwanesas», algo que China describió como una «provocación». EFE

aa/jco/ics