Imagen logo de la OPI

El panameño Abner Benaim anhela el apoyo del público a su filme «Plaza Catedral»

 04 febrero, 2022

Ciudad de Panamá, 4 feb (EFE).- El realizador panameño Abner Benaim dijo a Efe que su deseo es que el estreno este jueves en Panamá de su película «Plaza Catedral», en carrera por los Premios Óscar, reciba el respaldo del público del país centroamericano.

La cinta de Benaim, que abrió en diciembre la décima edición del Festival Internacional de Cine de Panamá (IFF), que le otorgó el Premio del Público, figura en una lista de 15 semifinalistas, junto a la mexicana «Prayers for the Stolen», que esperan estar entre las cinco nominadas en la categoría de Mejor Película Internacional en los Óscares que serán anunciadas el 8 de febrero próximo.

Para Benaim, lo más importante es que ‘Plaza Catedral «conecte con su público (en su debut). Ya que para mí, el público de Panamá, es sin duda el primer público de la película».

«Ya se mostró en el Festival de Cine de Panamá, le fue muy bien, tuvo una conexión muy profunda con la audiencia y se mostró solo una primera semana, pero ahora es el momento real donde la película se estrena en todas las salas de cine» del país, indicó Benaim.

Plaza Catedral, que el 28 de enero pasado abrió en cines de Los Ángeles, California, será distribuida en Estados Unidos y Canadá por Goldwyn Films. En el Festival de Cine de Miami será el filme que cierre la muestra este mes de febrero.

El cineasta manifestó que al estreno de la película en Panamá se suman todas las expectativas por el Óscar, las cuales espera «se cumplan en la realidad».

En el filme, que trata sobre el tema de la violencia juvenil y es producido por el cantautor panameño Rubén Blades, actúan la mexicana Ilse Salas, el colombiano Manolo Cardona y el actor juvenil panameño Fernando Xavier de Casta, quien en junio pasado fue asesinado en un acto violento.

El realizador panameño reconoció que la muerte de Fernando, que interpretaba al niño «Chief» que cuida automóviles y entabla una amistad con una mujer de otra clase social «Alicia» (Ilse Salas), «es algo triste que no podíamos ni siquiera imaginar».

«Es una gran pérdida, y esperamos que su luz, su memoria que quedan plasmados en la película, hagan una diferencia en (la forma) cómo la gente percibe estos temas de violencia juvenil, y que quizá ayude a mejorar las cosas», afirmó.

En octubre pasado, el filme de Benaim tuvo su estreno mundial en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, donde obtuvo el premio a mejor actriz, así como el galardón póstumo a mejor actor.

La primera película de Benaim, con una vasta y extensa carrera como director, documentalista, guionista y productor, fue «Chance» (2010), a la que siguió «Invasión» (2014), y el documental «Yo no me llamó Rubén Blades» (2018), de amplia difusión en festivales de todo el orbe y en cines latinoamericanos y nominado a Mejor Documental en los Premios Platino.

Con estudios en economía y relaciones internacionales, la pasión de Benaim por la cinematografía le viene de cuando era niño como espectador, que luego reforzó con un paso por escuelas de cine para convertirse después en director.

Destacó que su formación como realizador ha sido muy interesante, así como también «toda una aventura» de empezar a hacer cine en Panamá, «cuando no había nada» y se acometían todos los proyectos como «un reto».

En ese sentido, Benaim describió su carrera de cineasta como una «experiencia enriquecedora, muy fuerte, muy intensa, no he parado ni un solo día por más de veinte años totalmente metido en lo que hago».

«Si no estoy realizando algo, estoy soñando algo, buscando la manera de solucionar, una forma de hacer las cosas», afirmó el realizador.

Igualmente detalló que le gusta narrar historias que se enmarcan el realismo, pero que también le gustan «las historias personales del drama humano, sobre la condición humana».

El cineasta reconoció además que tener a Rubén Blades, al que considera su mentor, en Plaza Catedral como productor ha sido de «gran apoyo» y algo «muy positivo». EFE

fa/av/cfa