Imagen logo de la OPI

El Teatro Real cancela una función de ‘La boheme’ por el COVID-19

 03 enero, 2022

3 ene (EFE).- A menos de 24 horas de la representación del domingo 2 de enero de La bohème en el Teatro Real de Madrid, la institución ha cancelado la función para este día, «debido a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19». No obstante, ha anunciado que «por respeto con el público» el teatro «hará todo lo posible para ofrecer las dos últimas funciones», previstas para los días 3 y 4 de enero, «con la ayuda de su Comité Médico y cumpliendo estrictamente con las directrices de seguridad sanitaria de la Comunidad de Madrid y del Gobierno de España». 

Debido a diversos contagios, el Teatro Real ha estado haciendo sustituciones de última hora entre los intérpretes. La bohème de Giacomo Puccini es una coproducción con la Royal Opera House de Londres y la Lyric Opera de Chicago. Con una dirección dramática del prestigioso británico Richard Jones, cuenta como director musical con Nicola Luisotti, principal director invitado del Teatro Real (a excepción de los días 30 de diciembre y 3 de enero, en los que la ópera está dirigida por Luis Miguel Méndez). La ópera se viene representando desde el 12 de diciembre con 15 funciones en total (a descontar la cancelada este domingo) y cuenta con dos repartos diferentes, como es habitual, para poder realizar los descansos oportunos. En este caso, algunas alternancias se han debido a contagios y cuarentenas, según han informado los medios especializados, sin que el Teatro Real lo haya comunicado.

La función cancelada este domingo tenía que ser interpretada por el primer elenco, formado por Michael Fabiano como Rodolfo y Ermonela Jaho como Mimì, bajo la dirección de Nicola Luisotti. En cambio, para la que se mantiene el lunes 3, los intérpretes principales son Andeka Gorrotxategi y Eleonora Buratto, con dirección excepcional de Luis Miguel Méndez, de lo que se deduce que los casos positivos se encuentran entre el primer elenco. El propio Michael Fabiano ha confirmado en Twitter, retuiteando un mensaje de un especialista en ópera, que tanto él como la soprano Ermonela Jaho han dado positivo, confirmándolo también esta última.

El medio especializado Platea informó de que en la representación del 29 de diciembre, el Real sacó adelante la función combinando intérpretes de los dos repartos, debido a un brote de contagios de COVID-19. En la representación del día siguiente, se tuvo que bajar el telón en el cuarto acto para que Joshua Guerrero, el tenor estadounidense que estaba interpretando a Rodolfo, el personaje principal, fuera sustituido por Andeka Gorrotxategi para terminar la función. Gorrotxategui había sido anunciado en un primer momento como tenor del segundo elenco, compartiendo personaje con Michael Fabiano.

Las fuentes consultadas del Teatro Real no precisan si se trata de un brote de COVID-19 o de casos aislados, ni a quiénes o a cuántos intérpretes o trabajadores de la institución afecta. El Real ya sufrió brotes de coronavirus en 2021, con más de una veintena de casos en el equipo de la ópera Peter Grimes. A lo largo de la pandemia, esta institución escénica ha tenido diferentes problemas relacionados con su gestión de las medidas de seguridad. En septiembre de 2020, fue el público quien obligó a la cancelación de una representación de Un Ballo in maschera al valorar que no había suficiente distancia de seguridad, aunque el teatro informó de que el aforo se había reducido al 51,5%. La policía comprobó que se respetaba el aforo estipulado y el Teatro Real anunció una «investigación interna».

El periodista especializado en ópera Dejan Vukosavljevic, crítico del medio OperaWire, ha hecho notar que estos cambios se han realizado sin notificar al público o a la prensa con anterioridad a la apertura del telón. Vukosavljevic se ha preguntado en redes por qué el Real «insiste en afrontar graves riesgos» como el mantener en pie las funciones de los días 3 y 4 de enero. En Austria, la Ópera de Viena ha cancelado todas sus representaciones entre el 1 y el 5 de enero debido a la situación de altos contagios por la variante Ómicro del coronavirus. EFE.