Imagen logo de la OPI

Un viaje al futuro de Galicia

 21 diciembre, 2021

Ourense, 21 dic (EFE).- En puertas de la lotería de Navidad, Galicia ha estrenado este lunes la conexión de AVE con un viaje inaugural que ha enlazado la estación madrileña de Chamartín-Clara Campoamor con la de Ourense en apenas dos horas y media, un paso de gigante que deja atrás años de incertidumbres sobre la viabilidad del proyecto.

A bordo del coche 1 de un tren con doce vagones, Felipe VI, el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, en su condición también de gallega, y la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, han compartido mesa en un viaje que partía de Madrid a las 9.42 horas y que ha llegado a la capital orensana a las 12.16, con diez minutos de antelación sobre el horario previsto.

A una velocidad de 300 kilómetros en buena parte del recorrido, el primer AVE ha cruzado la “Porta de Galicia” en la estación de A Gudiña (Ourense), donde aguardaba el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en el andén de la vía 3 para descubrir la placa de la nueva terminal con la actuación de un gaitero.

Con Núñez Feijóo a bordo, ha ocupado una plaza en la ‘mesa presidencial’ a costa de la ministra de Transportes hasta llegar a Ourense.

La parada previa ha sido en Zamora, donde se esperaba que subiera el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, quien ha cancelado su billete para el histórico viaje al anunciar elecciones anticipadas.

Felipe VI y Sánchez no han dejado pasar la oportunidad de asomarse a la cabina del maquinista para comprobar la velocidad del tren en su travesía por la abrupta orografía de la cordillera de la frontera gallega, jalonada por una treintena de túneles y otros tantos viaductos.

La Real Banda de Gaitas de la Diputación de Orense ha dado la bienvenida a la comitiva en la estación, donde se ha vivido un ambiente de festejo por el acontecimiento histórico, “un día grande para Galicia y España”, como han proclamado al unísono Sánchez y Núñez Feijóo.

El acto institucional ha congregado a numerosas autoridades, con los alcaldes de las principales ciudades gallegas y de las diputaciones provinciales entre ellas.

Desde Madrid viajaron también altos cargos, diputados y los dos exministros gallegos de Fomento, José Blanco y Ana Pastor, un criterio que ha dejado fuera al anterior titular de Transportes, José Luis Ábalos, tras su discreta salida del Gobierno.

Con la cinta cortada, don Felipe, Sánchez y Feijóo se han acercado a la entrada principal de la estación, donde varios cientos de orensanos se han congregado para mostrar su júbilo por la llegada del AVE y lanzar vítores al monarca.

Al lado, una carpa del gestor ferroviario Adif con el lema “Tan lejos, tan cerca” con el que ilustrar el significado del hito ferroviario.

“La Galicia aislada y brumosa que describía Valle Inclín hoy, por fin, es historia”, ha evocado la ministra de Transportes en su discurso para reforzar la relevancia que supone la incorporación al club de la alta velocidad.

Yolanda Díaz no ha intervenido en el acto, aunque en Twitter se ha congratulado de la llegada del AVE: “un compromiso para saldar una deuda histórica del Gobierno con los gallegos”.

“Cumplido el compromiso, la apuesta por la movilidad sostenible y de futuro deben seguir avanzando para asegurar la conectividad y la vertebración ferroviaria de Galicia”, ha escrito la vicepresidenta.

Tras una hora en Ourense, la comitiva encabezada por el rey y Sánchez ha emprendido viaje de vuelta a Madrid, ésta vez con una única parada en A Gudiña.

La línea se abrirá mañana, martes, al público, con un primer viaje desde Ourense programado a las 6.30 horas, que conectará con Chamartín en dos horas y cuarto, algo más rápido que el inaugural.

Antes de subir al tren en Madrid, la Plataforma Víctimas Alvia 04155 ha entregado en mano una carta a Sánchez para pedir que se siga investigando la tragedia ferroviaria ocurrida en Angrois en 2013 que costó la vida a 80 personas.

Carlos Pérez Gil, EFE.