Imagen logo de la OPI

El libre pensador Hakermann Salcedo Mata, acude a una instancia superior con una premisa imaginaria

 14 diciembre, 2021

Miami, 14 dic. (OPI).- El libre pensador Hakermann Luis Salcedo Mata acude a una instancia superior con una premisa imaginaria. En un recorrido sustentable entre psicoterapeutas y libres pensadores que debe culminar, obviamente, en el debate que propicia Salcedo Mata entre quienes se marcharon de este mundo.

DIALOGO ENTRE ALMAS Y LO QUE SE PUEDA HACER.

Imaginemos la posibilidad de un dialogo entre las almas de los muertos, de los que ya se fueron, y además podamos desde nuestro plano ser espectador de ese atrevido dialogo de almas que debaten sobre lo que pudieron reparar y hacer en su pasado y finiquitado ciclo vital, en los cementerios hay muchos nombres y pocas voces. Posiblemente encontraríamos allí en sus conclusiones la solución sino a todos, a casi todos los problemas que hoy están instalados sobre la humanidad, digo dialogo entre las almas de los muertos porque entre los vivos poco dejamos circular y dejar correr oportunidad que las almas en si se manifiesten.

Después de presenciar este extraño diálogo, posiblemente tendríamos el valor de aceptar que Dios, la vida, las circunstancias, han tenido infinita piedad con nosotros, sabiendo que para esas almas (las de los muertos)muy probablemente hasta la esperanza terminó cuando terminó su vida en donde habitaban.

Imaginemos que nos toque en este momento hablarle al mundo, a los espacios cotidianos, en nombre de los que partieron, o los que se mantienen en un esquema de olvidos, desahuciados por los sistemas impuestos, o autoimpuestos e improductivos humanamente y tengamos disponibilidad de tiempo en vida para desaprender que no podemos seguir en un mundo de embestidas, de atropellos, de competencias y de promociones vergonzosas que nos alejan del ciclo esencial del andar de las almas.

Es difícil aceptar el mal del mundo, aun así, podemos distanciarnos de ese mal no dándole cabida en nuestras acciones, es indescifrable la providencia de Dios, y Dios está más allá de cualquier juicio humano, por lo que es imperante el transitar el acercamiento y despertar espiritual que tanta falta hace en el sentido de nuestras vidas.

Hay personas que parecieran estar muertas sin criterio, con un peligroso desencanto por la vida, y su desencanto no les ha permitido alimentar su alma y terminan arruinándola.

Ojalá podamos generar tiempos de dulces suspiros, entendiendo que podemos enamorarnos, cuidar y embellecer los espacios que se nos concede de nuevo, que podamos ampliar la dimensión de nuestra conciencia y mirar nuestro entorno con la satisfacción de una nueva valoración.

La vida no ha terminado, Nadie debería privarse de la felicidad, todos cometemos errores, hasta en los sueños cometemos errores, aun así podemos rectificar refrescar nuestras almas y avanzar.

Avancemos. OPI.