Imagen logo de la OPI

La frágil felicidad de «La Boheme» vuelve al Real para «rompernos el corazón»

 11 diciembre, 2021

Madrid, 11 dic (EFE).- «La Bohème» de Giacomo Puccini regresa este domingo al madrileño Teatro Real para recordar por qué es «uno de los títulos más emblemáticos del repertorio operístico, obra maravillosa y metáfora de la fragilidad de la felicidad», como hoy indicó Joan Matabosch, director artístico de este templo lírico.

«Está pensada para hacerte reír, para emocionarte y, en último extremo, para romperte el corazón», añadió en su presentación en Madrid el director teatral Richard Jones, responsable de esta coproducción junto a la Royal Opera House de Londres y la Lyrics Opera de Chicago que ya pasó por la ciudad tras su estreno en 2017.

Desde su nuevo desembarco el próximo 12 de diciembre a las 18 horas (por ser domingo) y hasta el 4 de enero, serán en total 15 las funciones con el aforo al 100% tras la transición de «Parténope» para disfrutar de esta ópera que llena siempre las butacas de cualquier espacio donde se represente.

«‘La Bohème es única», subrayó el italiano Nicola Luisotti, quien asumirá la dirección musical, antes de explicar algunas de las razones por las que la obra estrenada en 1986 no ha hecho sino acrecentar su magnetismo: «Habla de nosotros, de la juventud, con una partitura perfecta, cortita, pero con todos los elementos para disfrutar de la vida, del arte y de la música».

Puccini caminó 25 kilómetros para poder asistir al estreno de «Aida» y entender así «cómo escribir ópera». Según explicó el que es el principal director invitado en el Real, donde volverá a final de temporada para tomar las riendas de «Nabucco», es por ello que Puccini nace de Verdi, pero lo trasciende.

«Su música es completamente distinta a la de todos los compositores de la época; hay quien dice que ‘La Bohème’ es impresionista o expresionista, otros que verista. El libreto puede serlo, pero la música no», reflexionó.

El argumento, obra de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica a partir del libro «Escenas de la vida bohemia» de Henri Murger (1822-1861), gira en torno a cuatro jóvenes (un escritor, un pintor, un músico y un filósofo) que sortean las dificultades económicas para entregarse con ilusión al amor y a un París efervescente antes de darse de bruces con la cruda realidad en forma de muerte.

«Yo cada cada vez que hago la función, no puedo dejar de pensar que el personaje de Mimi va a morir. Es una obra en la que la gente disfruta su vida de verdad y en la que, cuando la muerte llega, llega de repente. Esto me conmueve a mí que estoy dirigiendo, conmueve a los actores y también al público, porque es de verdad, habla de las personas y nuestras miserias», destacó Luisotti.

«UNA ÓPERA MALTRATADA».

Un doble reparto se hará cargo de los papeles principales, a destacar las sopranos Ermonela Jaho y Eleonora Buratto (Mimi), los tenores Michael Fabiano y Andeka Gorrotxategi (Rodolfo) y las sopranos Ruth Iniesta y Raquel Lojendio (Musetta).

«Estoy muy feliz de volver a Madrid, que es como nuestra casa lejos de casa», señaló Jaho, encargada de asumir un personaje histórico que previamente han encarnado tantas grandes intérpretes líricas.

En ese sentido, la cantante albanesa destacó que, si bien «el pasado enseña mucho, no se trata de imitarlo», sino de hacer su propia interpretación y llevar al público un trabajo «colectivo que no se basa en aportaciones individuales».

«Este reparto ha hecho eso muy bien», comentó al respecto Jones, para quien «La Bohème» es «una obra de conjunto que no se enriquece con los sentimientos narcisistas de los cantantes».

Con ellos coincidió igualmente Matabosh: «Es una ópera de ensemble pero que raramente se ha hecho desde esa perspectiva y por eso ha sido de las más maltratadas históricamente por hacer cada uno su interpretación».

Fabiano, que vuelve al papel que en el pasado asumieran gigantes como Plácido Domingo o José Carreras, quiso no obstante ensalzar la labor particular de Jaho en la primera experiencia laboral que los reúne a ambos encima de unas tablas.

«Es un gran placer hacerlo por fin, porque es una gran actriz que lleva a cabo un fantástico personaje en escena y que, cuando canta, me hace sentir la necesidad de llorar», dijo.

Quienes no puedan asistir al Teatro Real tendrán una oportunidad de disfrutar «La Bohème» el día de Navidad, 25 de diciembre, con la retransmisión en diferido que realizará a partir de las 19 horas Radio Clásica, de RNE. EFE.