Imagen logo de la OPI

Congreso promulga ley que dota de recursos al nuevo plan social de Bolsonaro

 09 diciembre, 2021

Brasilia, 9 dic (EFE).- El Congreso brasileño promulgó este miércoles una polémica ley que posterga el pago de deudas judiciales que mantiene el Estado para financiar un plan de subsidios sociales que el Gobierno de Jair Bolsonaro implantará en pleno año electoral.

La ley, aprobada como reforma constitucional, tiene entre sus puntos clave una flexibilización del techo para el aumento anual de los presupuestos en vigor desde 2017 y una prórroga, por diversos plazos, de deudas judiciales que el Estado mantiene con terceros.

Mediante esa prórroga y la alteración del techo, se calcula que para 2022, cuando habrá elecciones presidenciales y Bolsonaro aspirará a renovar su mandato, serán liberados unos 64.000 millones de reales (11.600 millones de dólares), que según el Gobierno serán aplicados en un nuevo plan de subsidios a los más pobres.

La oposición, tanto de derechas como de izquierda, protestó por la promulgación, que se limitó a los trechos de la reforma que se refieren al nuevo programa social consensuados por las dos cámaras legislativas, y denunció que fue incumplido un acuerdo que obligaba a vincular específicamente a esa iniciativa el dinero liberado.

Ese punto está pendiente de revisión en la Cámara de Diputados, que se ha comprometido a votar un texto complementario la semana próxima, pero los adversarios de Bolsonaro insistieron en que existe una «maniobra» en curso con claros tintes electorales.

El senador Álvaro Dias, del derechista partido Podemos, sostuvo que se han «confundido los intereses del país con los intereses electorales de quien pretende mantenerse en el poder a cualquier precio», en una clara alusión al líder de la ultraderecha.

El nuevo plan, bautizado como Auxilio Brasil, genera inmensas dudas pues su financiación está garantizada solo para 2022, por lo que la oposición sostiene que es una «maniobra» para apuntalar el apoyo a Bolsonaro, que no pasa del 30 % según coinciden todas las encuestas.

La nueva ley también generó malestar en los mercados financieros, ya que se teme que se agraven los desequilibrios fiscales crónicos que tiene el sector público brasileño.

El Auxilio Brasil, además, suplantará al programa Bolsa Familia, creado en 2003 durante la gestión del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, el mayor antagonista de Bolsonaro y a quien todos los sondeos indican como claro favorito para volver al poder en 2022.

Según ha informado el Gobierno, el plan Auxilio Brasil duplicará el valor mensual que se otorgaba con el Bolsa Familia, que era de 200 reales (36 dólares), y ampliará el número de beneficiarios, que pasará de 16 a 20 millones de familias de bajos recursos. EFE.