Imagen logo de la OPI

El ilustrador David Buisán actualiza con una mirada al pasado a Arsène Lupin

 06 diciembre, 2021

Madrid, 6 dic (EFE).- Si en Francia las historias de «Arsène Lupin» son un clásico de su literatura, en España este elegante ladrón de guante blanco parece haberse ganado el cariño del público gracias a una serie de televisión, pero este personaje regresa ahora a las librerías españolas actualizado de la mano del ilustrador David M. Buisán.

Muchos creerán que Lupin es negro y vive en el París del año 2021, porque así es la versión televisiva protagonizada por el actor galo Omar Sy, pero no, este personaje que apareció por primera vez en 1905 es un ladrón de arma blanca, de piel pálida y elegante ropa. Al menos así lo describió de manera «muy vaga» su creador, según cuenta a Efe el encargado de hacer esta edición ilustrada, «Arsène Lupin. Caballero ladrón», publicada por Duomo.

Un libro que recoge los nueve primeros relatos de este carismático personaje experto en derecho y medicina y que utiliza los disfraces como su principal herramienta de trabajo.

«Crear al personaje fue la parte más complicada porque el autor no lo describe en ningún momento, sí que tiene algunas descripciones pero son muy vagas porque según el libro tiene una fisionomía muy elegante, pero nadie se queda con su cara. Sí que parece que es como agradable y agraciado porque se gana la confianza de sus víctimas. Para hacerlo me basé en ilustraciones de los años diez y veinte (del siglo XX), e intenté buscar como el ideal de belleza masculina de esa época», explica Buisán.

La editorial dio «manga ancha» al ilustrador para llevar a cabo este trabajo para el que se tuvo que sumergir en la obra de Leblanc.

«Sabía poca cosa de ‘Lupin’, había visto algunos capítulos de la serie, pero sabía que era un personaje del estilo Sherlock Holmes. Tuve que convertirme casi en un experto de la obra», reconoce.

Eso sí, añade, la primera sensación que tuvo tras acercarse a este ladrón fue que le «pareció muy entretenido» para haber sido creado hace más de 100 años.

«Me pareció bastante actual porque tiene un poso casi de anti héroe, porque es un ladrón pero con cierto tono anticapitalista desde el punto de vista de que se dedica a robar a los aristócratas y a otros ladrones. Él, sin embargo -matiza Buisán- no roba por codicia, lo hace por amor al arte o por su sentido de la justicia».

En cuanto a su manera de afrontar la obra, este ilustrador que ha trabajado para medios como The Guardian o Variety explica que ya que era una obra de principios del siglo XX ha utilizado el Art Nouveau como estética.

Y con esta estética en cada uno de los nueve relatos que incluye el libro él introduce tres páginas con su arte: «Primero intento ver cuáles son los puntos clave del relato, intento ver lo más importante para visualizar la historia, y a la vez elijo los momentos más visuales que a mí me aporten más a la hora de trabajar».

Convertido ahora en un fan de este seductor de edad indeterminada al más puro estilo de Corto Maltés, Buisán afirma que afrontar un personaje así no es «sencillo» y por eso lo mejor es llevárselo a su terreno sin sentir «el peso» de la responsabilidad de afrontar este trabajo.

«Lupin es como Sherlock Holmes en el Reino Unido, así que intenté no pensarlo y he hecho el libro que me gustaría a mí», concluye sobre el trabajo que ha hecho con esta obra universal y atemporal.

Pilar Martín, EFE.