Imagen logo de la OPI

Culmina el centenario de Pardo Bazán con el estreno teatral de «La gota de sangre»

 02 diciembre, 2021

Madrid, 02 dic (EFE).- El centenario del fallecimiento de Emilia Pardo Bazán culmina con el estreno del que es considerado como el primer texto policíaco moderno de la literatura española «La gota de sangre», donde la escritora crea un personaje, Ignacio Selva, que confronta con Sherlock Holmes, el éxito de la época.

«Es una novela negra de perfume cosmopolita y costumbrista», que discurre en el Madrid de principios del siglo XX, una ciudad que plena transformación, que quiere dar el salto a ser considerada como una gran urbe cosmopolita, explica a Efe con entusiasmo Juan Carlos Pérez de la Fuente, el director de la obra.

«La gota de sangre» es un relato que apenas llega al medio centenar de páginas, publicado en 1911, diez años antes de la muerte de Pardo Bazán, que Ignacio García May, versiona.

La escritora gallega creó un detective en plena expansión y éxito del Sherlock Holmes, de Conan Doyle. Selva es un personaje que intenta desentrañar un caso de asesinato en el que el propio investigador aparece como principal sospechoso.

Un hombre de clase acomodada, en un momento depresivo de su vida, que decide investigar el crimen de un hombre de negocios cuyo cadáver encuentra de madrugada en un solar.

Poner el colofón a este año de homenaje a la obra de Pardo Bazán «me llena de satisfacción, sobre todo por contribuir a dar a conocer una faceta de esta mujer única y olvidada», apunta Pérez de la Fuente, al que le gustaría que el 31 de diciembre no finalizara el interés por conocer «su inmenso legado».

El director quiere despertar la curiosidad de leer a Pardo Bazán que, a pesar de «habitar muy bien el drama en «Los Pazos de Ulloa» o la «Tribuna», transita como pez en el agua en el humor intelectual, sagaz», que utiliza como coraza.

El actor Gary Piquer, como el investigador Ignacio Selva, y la actriz Roser Pujol, que asume seis personajes, protagonizan esta versión de una obra dirigida por Juan Carlos Pérez de la Fuente que se estrena mañana viernes en los Teatros del Canal de Madrid.

El director, señala, que Pardo Bazán fue una mujer que estaba «al cabo de la calle de los movimientos culturales de Europa», conocedora de la obra de Conan Doyle, «desde su punto de vista, Sherlock era demasiado perfecto y quería dar vida a un personaje que no lo fuera tanto, no tan sabelotodo».

A la escritora «nada le era ajeno. Tenía fascinación por todo, además se encuentra a gusto en la polémica» y decide crear un detective que no sea al uso. «El primer detective madrileño, un personaje diletante, deprimido que ha perdido el apetito de vivir» que, sin embargo, encuentra a partir de una gota de sangre.

La obra es un «pequeño musical» donde no falta el cuplé, un homenaje a Loreto Prado «que sigue dialogando con nosotros en pleno siglo XXI», advierte Pérez de la Fuente.

«Ignacio Selva es un Quijote posmoderno, creado por la que, creo, que es la mejor cuentista española», concluye Pérez de la Fuente. EFE.