Imagen logo de la OPI

La metamorfosis del MNCARS: Del “Guernica” al 15M

 27 noviembre, 2021

Madrid, 27 nov (EFE).- El Museo Reina Sofía se transforma y abre sus puertas al siglo XXI. El 15 M, la pandemia del sida, el 8M, la ecología, el boom inmobiliario español o el colonialismo entra en sus salas con la transformación de su colección permanente y da una vuelta de tuerca radical a la manera de pensar la historia del arte.

Para su director, Manuel Borja-Villel, la labor de un museo es explicar de dónde venimos, pero también -y sobre todo, “dar herramientas para entender el presente”. Con este objetivo en mente lleva varios años trabajando en el nuevo recorrido que hoy inaugura el museo y que mañana podrá ver el público en una gran jornada de puertas abiertas.

“Vasos Comunicantes, 1881-2021”, título del recorrido, abarca desde 1881 -año del nacimiento de Picasso- hasta la actualidad y cuenta con 2.000 obras, el 70 por ciento completamente nuevas. Se distribuyen en seis plantas y 15.000 metros cuadrados, entre ellas la veintena de salas nuevas del Edificio Sabatini.

Salvo el “Guernica”, el recorrido casi al completo sufrió una radical transformación. El museo fue presentando por fases los epígrafes anteriores a los ochenta -marcados por la ciudad, las vanguardias o el exilio-, pero hoy levantaron el telón de la parte más actual.

LOS ECLÉCTICOS 80

El Reina Sofía aborda la historia del arte de las últimas décadas mirando a la escena internacional, pero sin perder su relato español.

La ecléctica década de los 80 comienza con una sala dedicada a la Documental 7 -Miriam Cahn, Bruce Nauman o Miquel Barceló- y continúa con el arte promovido por las autoridades españolas para alejar el fantasma del Franquismo con artistas como Antonio Saura, Tapies, Chillida o José Guerrero.

No pierde el pulso del arte disidente, los márgenes. La “primera pandemia”, el sida, está representada en dos salas con obras del español Pepe Espaliú -sus muletas y la performance “Carrying”- y la lucha contra la estigmatización de David Wojnarowicz, pero también aparece el pospunk de La Movida madrileña, con las fotografías urbanas de Miguel Trillo.

REVISAR LA MIRADA COLONIAL

La mascota Curro y la Expo de Sevilla del 82 reciben al visitante en las nuevas salas de la planta cero del edificio Sabatini. El evento, que conmemoraba el descubrimiento de América -la “colonización» según el texto del museo-, sirve al centro de arte para reflexionar sobre “la necesidad de descolonizar la mirada”, en sintonía con los movimientos más actuales de la crítica de arte.

El epígrafe se ha llamado “Dispositivo 92 ¿Puede la historia ser rebobinada?”. “Nuestro pasado colonial tiene que revisarse”, ha subrayado hoy Rosario Peiró, jefa de colecciones del museo, que capitanea la reformulación de la colección junto con Borja-Villel y una serie de comisarios asociados.

15M Y ESPECULACIÓN URBANÍSTICA

Una planta más arriba, sigue el discurso actual, con Allan Sekula y su trabajo sobre la catástrofe del petrolero Prestige, que habla sobre movimientos sociales y ecología, pero más impresionante es la sala dedicada al movimiento 15M. El movimiento que en 2011 ocupó plazas de toda España y el mundo llega al museo con muchos de los carteles del Archivo 15M procedentes de la ocupación de la madrileña Puerta del Sol.

El desarrollo urbanístico desenfrenado en España -con foco en el Levante- tiene su espejo en “Huevos de oro” del director de cine Bigas Luna, y la resistencia al urbanismo depredador en Rogelio López Cuenca o Isaías Griñolo. Le siguen los numerosos movimientos feministas de los últimos años con obras de Diego del Pozo Barriuso, Anzela Caramés, Carme Nogueira y Uqui Permui.

MÁS ARTISTAS MUJERES

El número de mujeres sube sensiblemente en la nueva colección permanente, especialmente en la parte más contemporánea. Las obras de cuatro artistas, Dora García, Rosa Barba, Angela Melitopoulos e Hito Steyerl son espejo de cómo la tecnología o las redes sociales cambiaron nuestro mundo, una era dominada por los bulos y el desbordamiento de imágenes.

El momento actual está marcado, según Borja Villel, por una «crisis sistémica», algo que trata de reflejar el recorrido: “El pasado es algo sentimental que puede ser usado en guerras culturales (….) el futuro es una distopía”.

Por eso quiso terminar con el relato evocador y esperanzador de Carmen Laffón, con una serie de bajorrelieves en escayola, muy delicado, sobre las salinas de Sanlúcar de Barrameda, que la artista realizó en su última etapa, durante la pandemia.

La sala sirve como homenaje póstumo a la artista recientemente fallecida. “Ella sabía que iba a cerrar el relato, estaba muy emocionada”, dice el director.

El nuevo proyecto de Manuel Borja-Villel, que en 2018 entró a formar parte del listado de las cien personas más influyentes del mundo del arte, no trata tanto de ofrecer respuestas a las preguntas de la actualidad, como de entablar un diálogo con el visitante en el que las obras “en vez de respuestas, responden con otras preguntas”.

Celia Sierra, EFE.