Imagen logo de la OPI

Suecia da su bienvenida más solemne a los reyes de España en su histórica visita

 25 noviembre, 2021

Estocolmo, 25 nov (EFE).- La familia real sueca recibió hoy con toda la solemnidad a los reyes Felipe y Letizia en su histórica visita de Estado al país escandinavo, la primera en 42 años, en la que ambas monarquías ven una «excelente oportunidad» de dar un salto en las relaciones bilaterales a todos los niveles.

Un recorrido en carrozas de caballo de época desde las Caballerizas Reales hasta el Palacio Real, flanqueado por guardias de honor y banderas, de ambos países fue el punto de partido del encuentro de don Felipe y doña Letizia con sus anfitriones, los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia.

En el primero de los carruajes, los dos monarcas, seguido por otro, de menos tamaño, con sus consortes, con la escolta de la unidad de caballería para dar más pomposidad a la bienvenida.

La ceremonia continuó en el patio interior del palacio, donde los monarcas, vestidos de militar, y las reinas protagonizaron su primer posado.

En el interior del palacio, se unieron al saludo la princesa heredera Victoria, su hermano Carlos Felipe y sus respectivas parejas, los príncipes Daniel y Sofía, para mostrar la cercanía y amistad entre las dos familias reales.

Sólo la hija pequeña de los reyes suecos, la princesa Magdalena, que vive en Estados Unidos, fue la única que se ausentó del recibimiento, que siguió un almuerzo privado y la tradicional cena de gala como broche a la primera jornada.

Antes de la comida, Felipe VI y Carlos XVI Gustavo pronunciaron sus primeras palabras para destacar la «excelente oportunidad para dar un nuevo impulso» y «profundizar aún más» la relación entre los dos países en ámbitos como la innovación, la ciencia o la lucha contra el cambio climático.

«Teníamos muchas ganas de hacer esta visita desde hace tiempo. Estamos muy felices de estar aquí», señaló don Felipe tras recordar que el precedente fue en 1979, cuando estuvieron en el país escandinavo sus padres, los reyes Juan Carlos y Sofía, devuelta cuatro años después por el jefe de Estado sueco y su esposa.

Desde entonces, a pesar de la cercanía entre los Bernardotte y los Borbones, no había habido una visita de alto nivel.

En su mensaje, se mostró «muy agradecido» a la familia real y a los ciudadanos de Estocolmo por «la cálida y afectuosa bienvenida» brindada en el palacio.

También valoró el que se mantuviera la visita, a pesar de coincidir con un momento político complejo desatado por la dimisión del primer ministro, el socialdemócrata Stefan Löfven, el pasado día 10.

Poco antes de la ceremonia de bienvenida en el Palacio Real, el Parlamento aprobó la elección de la ministra de Finanzas Magdalena Andersson como sustituta de Löfven, la primera mujer en asumir el cargo en Suecia, pero horas después, renunció por la salida del partido verde de la coalición de gobierno.

Carlos XVI Gustavo, que a sus 75 años es el rey sueco que más tiempo lleva en el trono, desde 1973, compartió que la visita constata el buen estado de la relación bilateral y que existe «un gran potencial» de cooperación a nivel empresarial, en digitalización y en la lucha contra el cambio climático.

A su juicio, España y Suecia comparten «intereses, valores y prioridades en muchas áreas», como la defensa de la democracia, la igualad de género y el comercio «abierto, libre y sostenible», y cooperan «estrechamente» en la UE.

«Con la pandemia, está claro que necesitamos trabajar juntos para afrontar los desafíos y reconstruir nuestras sociedades para que sean más resilientes», remarcó el jefe de Estado sueco, quien trasladó su pésame por los alrededor de 87.000 fallecidos que ha habido en España desde que estalló la crisis sanitaria.

La primera jornada incluyó un recorrido de los dos matrimonios al Museo Nobel por la exposición sobre los dibujos que el científico español Santiago Ramón y Cajal (1852-1934), premio Nobel de Medicina de 1906 y padre de la neurociencia moderna, hizo de los itinerarios que siguen los impulsos neuronales a través del cerebro.

Antes de acceder al museo, los monarcas y sus consortes observaron alguno de los puestos del mercado navideño instalado en la plaza, una de las más emblemáticas de la ciudad por sus característicos edificios de distintos colores.

Posteriormente, Felipe VI se reunió con Löfven como primer ministro en funciones y, antes, con el presidente del Parlamento sueco, Andreas Norlén.

En paralelo, las reinas Letizia y Silvia, junto a la princesa Victoria, se desplazaron al Instituto Karolinska, el principal centro académico de investigación médica del país nórdico, para conocer su actividad y mantener un encuentro con representantes de asociaciones de enfermedades raras.

Uno de los aspectos llamativos de la visita es que don Felipe y doña Letizia se despojaron de la mascarilla, que siempre han usado desde el inicio de la pandemia, para ir en consonancia con los reyes de Suecia, desprovistos de ella, puesto que en su país nunca ha sido obligatoria.

El viaje se completará mañana, jueves, con un seminario empresarial con la asistencia de los dos reyes, un almuerzo con la familia real sueca en el Ayuntamiento de Estocolmo y una recepción final ofrecida por los reyes españoles a sus anfitriones.

Carlos Pérez Gil, EFE.