Imagen logo de la OPI

La literatura infantil, medicina infalible contra el miedo o la inseguridad

 15 noviembre, 2021

Madrid, 15 nov (EFE).- El miedo, la inseguridad, los celos o el duelo son algunas de «Esas cosas que nos pasan» no sólo cuando somos grandes, sino que también son sentimientos que los más pequeños de la casa tarde o temprano acaban sufriendo y ante los que sale en su ayuda la literatura infantil.

Y es justo ese el nombre, «Esas cosas que nos pasan», que la escritora y psicóloga Mariona Martorell ha elegido para un libro en el que a través de cinco cuentos enseña que si aplicamos el pensamiento positivo todo puede tener ese giro necesario para que la situación se ponga a nuestro favor, a favor de los niños y niñas.

«A nosotros los adultos también nos pasan esas cosas pero tenemos muchos medios para compensar como los amigos, la familia o el psicólogo, pero los niños no tienen el hábito de compartir sus problemas. Eso no significa que no sufran», dice a Efe Martorell, con motivo de la publicación de este libro (Duomo ediciones).

Así que tuvo claro que acudir a su propia experiencia como madre, además de su formación como psicóloga, iba a ser la herramienta mejor para contar cómo aunque los más pequeños se «sientan perdidos» siempre hay una salida, que en este libro la enseña su pequeña protagonista, María.

«Este libro tiene muchos objetivos, compartir las cosas para que los niños se sientan menos solos, explicarles que son cosas que pasan; y también para ayudarles a que poco a poco vayan aprendiendo a pensar de una forma mejor, por eso hablo del pensamiento poderoso. La terapia emocional tiene una esencia básica que es la de que sentimos como pensamos, por lo que si piensas de una manera que te favorece serás más feliz», explica Martorell.

Eso es lo que a través de estos cuentos y sus respectivas páginas de herramientas psicológicas quiere hacer, porque al duelo ante una pérdida, al agobio por no dormir o al miedo «le puedes dar un poco la vuelta». «Pero no se trata de positivizar -advierte- sino de relativizar».

También a través de la observación y reflexión sobre lo que le pasa a sus tres hijos, la escritora Anna Morató pone el foco en la importancia de «lo interior frente al exterior», es decir, de lo importante que es lo que piensan y sienten los más pequeños de la casa.

Lo hace en «El cuento de la luna» (Beascoa), una fábula que nace de la reacción que sus hijos tuvieron cuando una mañana al ir al colegio se dieron cuenta de que la luna no se había ido y que compartía el cielo con el sol.

«A veces nos podemos dejar llevar por el mundo exterior, como sucede en la adolescencia con las redes sociales, que pueden perder la perspectiva. Y eso se puede trabajar desde pequeños», explica a Efe.

En concreto, con este cuento el mensaje busca también poner el acento en esa magia que habita en nuestro interior y que puede hacer que los más pequeños persigan sus sueños, sean grandes, pequeños, imposibles o factibles. Porque si la luna puede salir de día, ¿por qué no podemos todos sacar adelante cualquier propósito?

Eso sí, al igual que Martorell, Morató también deja claro que pese a que hay que evitar el pensamiento negativo, no se puede conseguir todo lo que te propongas.

«No todo en esta vida se consigue, por eso en el libro digo que lo importante es atreverse, intentarlo aunque luego no lo consigamos, pero seguro que nos pondremos en camino de otra cosa. Lo que es peligroso es ni intentarlo», concluye.

Pilar Martín, EFE.