Imagen logo de la OPI

Tribunal birmano condena a 11 años de cárcel a un periodista estadounidense

 12 noviembre, 2021

Bangkok, 12 nov (EFE).- Un tribunal de Birmania (Myanmar) condenó este viernes a 11 años de cárcel al periodista estadounidense Danny Fenster por distintos delitos, entre ellos el de violar una ley que castiga a quien trate de deslegitimar a la junta militar.

Según el portal de noticias Frontier, para el que Fenster trabajaba, el periodista ha sido condenado a tres años por violar dicha ley, a otros tres por asociación ilegal y cinco años por quebrantar la ley de Inmigración.

Además de estos cargos, Fenster, que fue detenido en mayo cuando trataba de salir del país, fue acusado esta misma semana de sedición y terrorismo, que podrían alargar su condena de resultar culpable.

Frontier indicó que los cargos se basan en la acusación de que estaba trabajando para el periódico Myanmar Now, ilegalizado por la junta militar después del golpe de Estado del 1 de febrero, pero el periodista había abandonado el medio en julio de 2020 para unirse a Frontier.

La decisión fue anunciada hoy después de un juicio a puerta cerrada en un tribunal dentro de la prisión de Insein, en Rangún (la ciudad más poblada), donde se encuentra detenido Fenster.

«No hay ninguna prueba para condenar a Danny por estos cargos. Su equipo legal ha demostrado claramente al tribunal que había dimitido de su trabajo para Myanmar Now y trabajaba para Frontier desde mediados del año pasado», afirmó Thomas Kean, director del periódico.

«Todo el mundo en Frontier está decepcionado con esta decisión. Solo queremos ver a Danny liberado lo antes posible para que pueda volver a casa con su familia», añadió.

Otros tres periodistas extranjeros, el estadounidense Nathan Maung, el polaco Robert Bociaga y el japonés Yuki Kitazumi, fueron detenidos anteriormente por la junta militar, pero ya han sido deportados a sus respectivos países.

Desde el golpe de Estado, más de un centenar de periodistas han sido detenidos por las fuerzas de la junta militar, según datos de la ONG Reporteros Sin Fronteras, mientras que es complicado determinar cuántos permanecen en prisión tras la amnistía decretada en octubre.

Según la Asociación para la Asistencia de los Prisioneros Políticos, al menos 1.253 personas han muerto debido a la represión de la junta militar, mientras que 10.034 han sido detenidas, incluida la líder de facto y nobel de la paz, Aung San Suu Kyi.

El golpe liderado por el general Min Aung Hlaing ha sumido al país en una crisis política, social y económica, así como en una espiral de violencia con el nacimiento de nuevas milicias civiles que han exacerbado la guerra de guerrillas que sufre el país desde hace décadas.

El Ejército birmano justifica el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido liderado Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que fueron considerados legítimos por los observadores internacionales. EFE.