Imagen logo de la OPI

Las catrinas desplazan a las calabazas, el Día de Muertos conquista España

 31 octubre, 2021

Madrid, 31 oct (EFE).- Las calabazas de Halloween han crecido y se han convertido en catrinas, uno de los iconos más representativos de la cultura mexicana y uno de los disfraces más demandados en estas fechas durante los últimos años.

El día 1 de noviembre muchas culturas conmemoran a sus muertos: en España se celebra el Día de Todos los Santos, en Estados Unidos y en Inglaterra Halloween y en México el Día de Muertos.

Durante las últimas décadas “el truco o trato” ha eclipsado -sobre todo entre los jóvenes- la tradición de ir a los cementerios, convirtiendo este día en una fiesta de disfraces donde brujas, murciélagos y espíritus recorren las calles durante la noche.

Y ahora el aumento de la curiosidad por esta cara de la cultura mexicana completa aforos en España. “No hay disponibilidad, está todo reservado”, fue la respuesta que recibió Jesús Ortíz, un joven manchego que intentó visitar el altar que se encuentra expuesto en Casa México con motivo de esta celebración.

También arrasa en las redes sociales, donde solamente la palabra catrina supera las 170.000 publicaciones. Los usuarios suben a la red miles de fotografías en las que se puede apreciar el maquillaje basado en calaveras mexicanas.

ESPAÑA Y MÉXICO, DOS MANERAS DE HONRAR A LOS MUERTOS

Bares y restaurantes de todo Madrid se llenan estos días de altares mexicanos con ofrendas a sus seres queridos que acercan esta festividad, no solo a la comunidad mexicana que se encuentra en España sino, también, al resto de ciudadanos para que puedan participar de ella, según ha explicado a Efe la presidenta de la Colonia Mexicana en Madrid, Pilar Corona.

Además de la estética propia de esta celebración y sus festejos, la presidenta de la asociación comenta que percibe también cierto interés entre los españoles por conocer los orígenes prehispánicos de la festividad.

«Llama la atención, en un día como este, cómo a un símbolo lúgubre como es la calavera, le ponen flores, colores y lo convierten en algo muy vistoso y vivo”, asegura el joven manchego que este año ha querido conocer uno de los altares situado en Casa México.

Para Jesús, esta tradición cambia por completo el concepto español asociado a esta fecha “triste en la que vamos al cementerio a llevar flores a nuestros difuntos” y lo transforman en una celebración “con mucha alegría”: “Hacen altares muy coloridos como para conectar el mundo de los vivos con el de los muertos”.

UNA FIESTA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

El verdadero significado de esta fiesta, declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, para los mexicanos proviene de una mezcla de culturas: la prehispánica y las festividades cristianas.

Esta conmemoración, también en diversos países de Latinoamérica, comienza con velas encendidas, rezos y ofrendas junto al altar donde se recuerdan a los fallecidos, y continúa con una fiesta que en algunos lugares se traslada incluso a los cementerios, para estar más cerca de sus seres queridos.

Además de la propia tradición popular, la película Coco, estrenada en 2017, comenzó a despertar también el interés por esta festividad en España, ya que la manera de representar el Día de Muertos que se muestra es “pedagógica” y transmite “valores positivos” como el respeto a los mayores, explica la presidenta.

“Nos reímos de la muerte y con la muerte”, defiende la presidenta de la colonia de mexicanos en Madrid, que añade que “todas las culturas celebran a sus muertos” y esto se puede entender como sinónimo de unión entre ellas.

Cristina Andrade y Celia Arcos, EFE.