Imagen logo de la OPI

El sector de las impresoras subirá hasta 2025 sin superar niveles prepandemia

 03 octubre, 2021

Madrid, 3 oct (.).- El mercado de las impresoras y equipos de reprografía crecerá un 3 % en los próximos cinco años a nivel mundial pese a la caída de los servicios básicos de impresión por la creciente digitalización en las economías más desarrolladas, sin que se lleguen a superar los niveles prepandemia.

Según los datos de la consultora International Data Corporation (IDC), el mercado de las impresoras generará en 2025 unos ingresos mundiales de 30.830 millones de euros, un 3 % más que en 2020, cuando facturaron 29.830 millones.

El mercado se mantendrá con una tasa de crecimiento anual compuesto casi invariable, del 0,6 %, en los próximos cinco años marcado por el descenso de los servicios básicos de impresión, que afectará especialmente a los países más maduros digitalmente, según la consultora.

Dentro de las dos áreas principales de negocio, los servicios básicos de impresión a nivel global sufrirán en los próximos cinco años, con una tasa de crecimiento anual compuesto del 0,4 %, mientras que la de los servicios de gestión de impresión y documentos será del 0,9 %.

En el año 2020, los primeros generaron 16.730 millones, y los segundos 12.083 millones, con un peso del 41,9 % del mercado. En cambio, para 2025, los servicios de gestión de impresión y documentos aumentarán en un punto su peso, en detrimento de los servicios básicos de impresión.

En este contexto, las multinacionales ya han evolucionado para intentar posicionarse como prestadores de servicios.

NO RECUPERARÁ EL NIVEL PREPANDEMIA

En los últimos años, el mercado se ha mantenido «plano en la parte de los servicios básicos de impresión», mientras que los servicios de gestión de impresión han registrado «bajos crecimientos, principalmente en las pequeñas y medianas empresas», según IDC.

Unas cifras que no permitirán a las empresas de impresión recuperar su nivel anterior a la pandemia en los próximos cinco años.

Es más, si se compara con el 2019, el mercado descenderá un 16 % en 2025, con una caída más pronunciada en los servicios básicos de impresión, que pasarán de generar 21.081 millones a 17.615 millones.

Con respecto a este 2021, IDC prevé que la facturación mundial del sector descienda un 3,4 % con respecto a 2020, hasta los 28.812 millones, marcado por una bajada en los servicios de gestión de documentos, que perderán un 3,8 %.

Todo tras un 2020 en el que el aumento de la demanda de impresoras domésticas por el confinamiento no consiguió compensar la caída de la impresión en la oficina, ya que el mercado retrocedió un 18,5 %.

EL SECTOR CONFÍA EN SU FORTALEZA

El sector afronta este descenso de ventas con respecto al nivel prepandemia reivindicando la vigencia de la impresión, según han coincidido en conversaciones con Efe representantes de las compañías Brother Iberia, Canon (T:7751) y Epson.

«La tendencia es que sigamos imprimiendo. Aunque el 2020 ha sido un punto de inflexión muy importante, lo seguimos necesitando por muchas razones, entre ellas la cultural», asegura la gerente de preventas de Canon España, Eva Sánchez, quien piensa que el modelo cada vez va a ser «más eficiente y racionalizado».

Una opinión que comparte el director de la división Office Printing de Epson, Óscar Visuña, que cree que la impresión va a pasar de ser un modelo «ineficiente, insostenible y obsoleto» a la inyección de tinta.

Por su parte, el responsable de marketing de Producto de Brother Iberia, José Ramón Sanz, cree que la tendencia en los próximos años apunta a «una aceleración hacia la hiperconectividad».

En su opinión, la impresión «ha evolucionado desde ser el soporte de las operaciones de negocio en sus orígenes, a convertirse en un elemento de productividad para el análisis de información fundamental en la toma de decisiones».

Por ello, empresas como Canon o Brother han apostado por evolucionar hacia «un mundo de servicios», en palabras de Sanz, en el que los equipos cuenten con una parte muy importante de digitalización de documentos y se ofrezcan otros servicios como la conexión con la nube o las redes virtuales.

«El sector en general va a seguir decreciendo, pero se verá compensado por la digitalización», confirma Visueña.