Imagen logo de la OPI

El Tribunal federal rechaza permitir la entrada de Carles Puigdemont en Canadá

 29 septiembre, 2021

Toronto (Canadá), 29 sep (EFE).- El Tribunal Federal de Canadá negó por segunda vez al ex presidente de la región española de Cataluña Carles Puigdemont la entrada en el país al resolver que los funcionarios de inmigración que rechazaron su permiso de viaje actuaron de forma apropiada porque no proporcionó la información solicitada.
El Tribunal Federal emitió su decisión el pasado 22 de septiembre aunque la sentencia no se conoció hasta este martes.
En el texto de la sentencia, el tribunal canadiense subraya en varias ocasiones que Puigdemont inundó con «un envío masivo de 400 páginas» a las autoridades de Canadá en vez de presentar la «simple información» que se le solicitó «en tres ocasiones».
La insistencia de Puigdemont de enviar «las más de 400 páginas», según el juez del caso, es por lo que «podría entrar en la categoría de respuestas evasivas», y su incapacidad de responder las preguntas «sencillas y directas» de los funcionarios de inmigración es por lo que el Tribunal Federal denegó al expresidente de la Generalitat de Catalunya la revisión de su caso, lo que confirma la prohibición para viajar a Canadá.
En la sentencia, el Tribunal Federal hace un relato exhaustivo de la situación desde que el 26 de febrero de 2019 Puigdemont solicitó una autorización electrónica de viaje para acudir a Canadá, donde había sido invitado por el soberanista Bloque Quebequés (BQ).
El juez indica que en la primera solicitud de autorización de viaje electrónica Puigdemont negó que estuviese acusado de algún delito, a pesar de que las autoridades españolas habían cursado una orden internacional de arresto al estar acusado de rebelión y malversación.
En la segunda solicitud, Puigdemont cambió su respuesta pero sus palabras «dan la impresión», señaló el tribunal, que se habrían retirado los cargos que pesaban sobre él.
«Si bien es cierto que la solicitud de extradición habrá sido denegada en Alemania, parece que los cargos presentados en España no han sido retirados. Como era de esperar, el funcionario de inmigración continuó investigando para averiguar más sobre los cargos», explicó el tribunal.
El funcionario solicitó a Puigdemont un documento en el que las autoridades judiciales españolas describiesen los cargos a los que se enfrenta (lo que puede ser la orden de arresto o una copia de la acusación), extractos de las leyes españolas pertinentes a su caso y la explicación del político español sobre los hechos que se le imputan.
La respuesta de Puigdemont a esa solicitud específica de información fueron «unas 300 páginas, sin ningún orden en particular, enviadas mediante tres correos electrónicos».
El funcionario de inmigración solicitó de nuevo a Puigdemont información concreta y recibió en respuesta «otro correo de 86 páginas», sin ninguna explicación ni índice.
Por tercera vez, el funcionario solicitó información adicional porque «los documentos aportados establecen los cargos que se le imputan en España e indican que el proceso penal aún está pendiente» lo que podría suponer la falta de admisibilidad para entrar en Canadá.
La respuesta de Puigdemont fue el envío de 72 páginas del Tribunal Supremo de España con fecha de marzo de 2018 sin «ninguna información adicional» para que el funcionario interpretase el contenido.
Es en ese punto en el que el funcionario de inmigración rechaza la petición de entrada de Puigdemont el 29 de octubre de 2019.
El Tribunal Federal concluyó que, «en lugar de responder preguntas simples y comentar la información solicitada, el demandante proporcionó una cantidad considerable de papel sin siquiera ofrecer una respuesta simple a una pregunta tan simple».
«La decisión (de negar la entrada en el país a Puigdemont) es justificada, transparente e inteligible», terminó señalando el Tribunal Federal. EFE
jcr/at/mmg