Imagen logo de la OPI

La Feria del Libro vuelve el día 10 con 320 casetas y un aforo de 3.900 personas

 01 septiembre, 2021

Madrid, 1 sep (EFE).- La primera edición de la Feria del Libro de Madrid tras la pandemia del coronavirus se celebrará del 10 al 26 de septiembre, con 320 casetas y un aforo máximo de 3.900 personas, y «se parecerá muchísimo» a cómo era antes de la covid-19, según los organizadores.

En estos días se afina en el parque del Retiro la puesta a punto de la 80 edición de la feria, cuyo montaje ha visitado este martes la concejal delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, acompañada del director de la feria, Manuel Gil.

Gil ha explicado a los medios que «ha costado muchísimo, técnica y operativamente», sacar adelante una edición que abandona sus tradicionales fechas primaverales, pero que no obstante aspira a simbolizar «el reencuentro» de la sociedad literaria y a mantener unas cifras de ventas similares a las de los últimos años.

Para adaptarse a la realidad epidemiológica, la organización dispondrá unas medidas «bastante normalitas»: el uso de mascarilla cuando no pueda mantenerse la distancia social y el control de aforos en los accesos al recinto, cuya superficie en el paseo de coches del Retiro queda limitada a unos 500 metros.

En cuanto al número de expositores «no hay una diferencia sustancial» -pasan de 361 a 320-, según Gil que achaca esta reducción a los casos de aquellas librerías y editoriales cuyo modelo de negocio se basa en el libro de texto, que en estas fechas están en su pico de actividad y no desdoblarán esfuerzos en la feria.

«En principio, el número de sellos en exposición en caseta son 480, y el número total de sellos se acerca a 1.000», destaca Gil, quien añade que la feria conservará señas de identidad como las firmas de autores y una «exhaustiva» programación en la que sobresale el papel de Colombia como país invitado.

Sí se prevé una considerable disminución de los visitantes, que suelen rondar los dos millones en total y que en esta ocasión serán entre 350.000 y 400.000, según los cálculos de la organización.

Pero Gil ha recordado que normalmente «sólo el 25 % compra», por lo que, si bien espera una tendencia a la baja en «la compra por impulso de paseantes», confía en que la clientela más fiel responda positivamente.

«No hay por qué pensar en otros términos, de hecho los cálculos que hacemos son que las cifras se van a parecer muchísimo a las que hemos mantenido en los últimos años», ha aseverado.

«Podemos hacer una excelente feria, dentro de la desescalada general que hay ahora mismo en todos los negocios y en todas las industrias», ha concluido Gil, quien sostiene que «en 2022 a lo mejor podemos volver a una feria totalmente normalizada».

Por su parte, Levy ha agradecido al sector literario su esfuerzo por «mantener el pulso cultural de la ciudad», y ha pedido «paciencia» a los madrileños ante las restricciones que estarán vigentes durante esta edición de la feria.

(c) Agencia EFE