Imagen logo de la OPI

Perianes: «La Schubertiada es casi un festival de culto»

 19 agosto, 2021

Vilabertran (Girona), 19 ago (EFE).- El pianista onubense Javier Perianes, reconocido internacionalmente y que acaba de publicar un álbum consagrado a Fréderic Chopin, actuará este domingo en la Schubertiada, «casi un festival de culto», en su opinión.

En una entrevista con EFE, Perianes califica esta cita de Vilabertran de «especial» y «exquisita» y recuerda su paso por anteriores ediciones y la «confianza y cariño» que siempre le han brindado su presidente y fundador, Jordi Roch, y el actual director, Víctor Medem.

«Me siento un privilegiado por seguir colaborando con un festival que tiene esta pátina de exquisitez y que es muy selecto, o tengo esa sensación», añade.

El músico de Nerva, cuyo teatro lleva su nombre, califica de «honor» la invitación y subraya que la calidad de la programación de la Schubertiada responde a que, «después de hacerlo muy bien en sus primeros años, los artistas ahora quieren volver, porque ven que aquel germen se ha hecho muy mayor, en el buen sentido».

Javier Perianes vive un verano «de mucha actividad», en el que la pandemia le ha llevado a probar «todas las tesituras posibles» que admite el formato de un concierto.

«Al aire libre, como en el Palacio de Carlos V o en el Patio de los Mármoles del Hospital Real de Granada, con todo cerrado, como en el auditorio Alfredo Kraus de Canarias o en el festival Pau Casals de El Vendrell (Tarragona), estamos probando todas las posibilidades», relata.

En Vilabertran le tocará la segunda opción, ya que actuará en la Canónica de Santa Maria, una joya de los siglos XI y XII que Perianes califica como «el sancta sanctorum» de esta cita musical.

El pianista ha viajado también a otros países en este tiempo de restricciones, incluido Japón, donde llegó el pasado 31 de diciembre y donde tuvo que cumplir quince días de cuarentena a su llegada.

Repetiría, porque se sintió un «privilegiado» al poder salir de España cuando eso resultaba «muy complicado», así que guarda la experiencia «como algo muy especial» en su calendario.

Además, explica que estuvo allí en «unas condiciones muy buenas, con un apartamento, un piano de cola y todo muy bien organizado, ya que la orquesta se hacía cargo de esos quince días».

El turno en todo caso es ahora para la Schubertiada, donde Javier Perianes interpretará un repertorio con la sonata número 12 en la bemol mayor, op 26 de Beethoven, la «Marcha fúnebre» de Chopin, una selección de las Goyescas de Granados y otra de las armonías poéticas y religiosas de Liszt.

El título de la propuesta es «El amor y la muerte», en la que, según Perianes, «todo gira sobre temas tan humanos como las relaciones personales o el arte, desde el plástico al teatro o el cine».

También recuerda que la marcha fúnebre de Chopin está inspirada en la de Beethoven y precisa que, después de una primera parte de concierto de la mano de esos dos autores, pasará a una segunda «con la famosa balada del amor y la muerte de las Goyescas».

«Para finalizar, llegará otra obra de carácter funerario con final brillante y apoteósico con Liszt y todo conforma el hilo conductor dramatúrgico bajo el lema de amor y muerte».

De su disco consagrado a Chopin, que se publicó el pasado 9 de julio, asegura que no le presta mucha atención a la respuesta del mercado, hasta el punto de que nunca volverá a escucharlo.

«Siempre te llega alguna crítica preciosa, extraordinaria, de medios especializadas, recientemente una en The Times», dice.

En todo caso, no es algo a lo que preste demasiado tiempo y se justifica en una reflexión de su «maestro y amigo» Josep Pons: Dice que si te crees las buenas críticas hay que creerse también las malas».

De que su nombre figure en el teatro de Nerva, subraya que fue una decisión del Ayuntamiento que redundó en «una velada única, especial e inolvidable» en la que estuvo acompañado por la Orquesta Joven de Andalucía, bajo la dirección de Manuel Hernández Silva.

Ahora, le espera la Canónica de Vilabertran, que se reencontrará con un viejo amigo de la Shubertiada.