Imagen logo de la OPI

El Presidente de Ecuador no cederá al «autoritarismo» de grupos sociales

 11 agosto, 2021

Quito, 11 ago (EFE).- El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, aseguró este martes que no cederá a la «imposición» de determinados grupos sociales que le exigen medidas unilaterales, porque «hacerlo afectaría a los más pobres».
«Afectaría a los más pobres que son los más beneficiados con la paz y la subsecuente estabilidad. Solo donde hay paz hay inversión y crecimiento», afirmó el presidente en una de las ceremonias que tuvieron lugar con motivo del «Primer Grito de Independencia», un evento que abrió el proceso independentista en toda América Latina hace dos siglos.
Por ese episodio, Quito recibe el nombre de «Luz de América», un concepto al que apeló el máximo mandatario para insistir que el país ha sido «luz del mundo» estos últimos dos meses y medio con su plan de vacunación, principal desafío con el que llegó al poder el pasado 24 de mayo.
Desde entonces, y en cumplimiento de una promesa electoral de vacunar a 9 millones de personas con pauta completa en los primeros cien días de Gobierno (31 de agosto), se han aplicado casi once millones de vacunas, en comparación con los 2,5 millones durante los cuatro meses anteriores a su gestión.
Lasso también apeló a ese título anticolonial de Quito para reivindicar una mejora en la confianza en la economía nacional.
«Las buenas noticias sobre el renacer económico de Ecuador se multiplican. Nuestros bonos se revalorizan por encima de otros países, los índices de confianza empresarial empiezan a repuntar y pronto recibiremos 1.000 millones de dólares de la comunidad financiera internacional, sin compromiso ni ataduras», aseguró.
«Somos luz de confianza en nuestra economía y con esto se abre un enorme horizonte de crecimiento y bienestar para todos, especialmente para los más pobres de nuestra nación», subrayó.
PROTESTA SOCIAL
Una visión que no comparten los grupos sociales y sindicales que, este miércoles, tienen convocada su primera protesta contra Lasso, ni por el colectivo indígena que le había dado de plazo al presidente hasta hoy, martes, para responder a sus demandas de anular varios decretos que han conducido al alza de precios de los combustibles y, con ello, de los costes de vida en general.
También anular una ley llamada «Humanitaria» que estuvo destinada a evitar el quiebre de empresas durante la pandemia y un mayor desempleo del que hubo, pero que ha significado un severo castigo para aquellos que sí quedaron sin empleo.
Aprovechando la efeméride, Lasso comparó esas demandas unilaterales con la situación colonial hace dos siglos: «Justamente ahora que volvemos a ser luz y nos reactivamos, surgen ciertas voces que pretenden sumirnos en el despotismo, autoritarismo y la amenaza, que no ofrecen diálogo sino ultimátum».
«Es como si la historia se estuviera repitiendo. La negación de la voz del otro es aquello que rechazamos al nacer como nación y es lo que rechazaremos siempre en el futuro, porque simplemente no es la forma de tratarnos entre ecuatorianos», dijo.
«Respetamos y valoramos a todas las organizaciones políticas y sociales de Ecuador, pero este gobierno ha inaugurado una nueva forma de hacer política (..), siempre promoveremos el diálogo con todos pero este debe ser propositivo y jamás impositivo», fue su respuesta.
JORNADA DE ACTOS CIVICO-MILITARES
Aunque la jornada festiva laboral fue trasladada al lunes, este martes la actividad gubernamental giraba alrededor de los actos civico-militares con motivo de la fecha patria, con homenajes a los próceres en el «Monumento a los héroes del 10 de agosto (de 1809)», en la Plaza Grande, a los pies del Palacio presidencial de Carondelet.
Allí se ubica una columna monumental que recuerda a los líderes criollos de la Real Audiencia de Quito que depusieron a la autoridad colonial y crearon una junta de gobierno autónoma, episodio que más adelante dio a la capital ecuatoriana el nombre de «Luz de América».
Después, Lasso y las autoridades nacionales se trasladaron a la Escuela Militar Eloy Alfaro para la ceremonia castrense donde le entregaron un bastón de mando de las Fuerzas Armadas y en la que un nuevo mando militar, ascendido hoy, le planteó toda una serie de demandas en público.
Entre ellas las de crear una nueva brigada mecanizada para tres provincias en el norte del país donde las actividades ilícitas transnacionales se han incrementado y que los soldados dispongan de un «respaldo legal» en «situaciones complejas» que no les exponga a procesos legales como los ocurridos durante el 30-S, un presunto y disputado golpe de Estado contra un presidente anterior.
Esta última ceremonia concluyó con un desfile militar terrestre y aéreo donde se exhibieron las principales unidades de las Fuerzas Armadas. EFE
elb/cfa
(foto) (video)