Imagen logo de la OPI

Perales se lleva el tributo de Cap Roig en su despedida de los escenarios

 07 agosto, 2021

Palafrugell (Girona), 7 ago (EFE).- Una leyenda de la música española como es José Luis Perales recoge estos días el cariño de sus seguidores en la gira de despedida de los escenarios que lleva a cabo y, este viernes, el tributo se lo ha rendido Cap Roig, que ha aclamado la trayectoria de este artista.

Perales despierta devoción entre el público, también entre el de este festival, organizado por Clipper’s Live e impulsado por CaixaBank, que es referencia musical de los veranos del sur de Europa.

Por el auditorio de Cap Roig han pasado primeras espadas mundiales, desde Bob Dylan a Lady Gaga desde Elton John a Julio Iglesias o recientemente Raphael, pero el respeto mostrado por el cantautor de Cuenca se había visto pocas veces.

Durante generaciones aunque sin hacer demasiado ruido, José Luis Perales ha formado parte de la banda sonora de mucha gente que, ahora, quiere devolverle de alguna forma el favor y, por qué no, decir que estuvo en uno de sus conciertos.

Fue poner los pies sobre el escenario y recibir la primera ovación que, en realidad, fue el arranque de la que su público le brindó a lo largo de cerca de dos horas de actuación.

El mismo público que cantó con él muchos de los temas de la noche, el primero la «Balada para una bienvenida» a modo de introducción para seguir después con «Me llamas».

Y el caso es que muchas de las canciones de José Luis Perales suenan en voces de otros como sucede con «Por qué te vas», que la cabeza asocia a Jeanette.

Entre temas propios y temas que «regaló» a otros artistas, el concierto fue transcurriendo salpicado de intervenciones del cantautor, que quería comunicarse con sus seguidores en esta última gira.

«Le llamaban loca» de Mocedades, «Pensando en ti» de Isabel Pantoja, «Qué no daría yo» de Rocío Jurado y «Frente al espejo» de Raphael fueron algunos ejemplos de composiciones para otros.

Con imágenes del lugar donde le llegan las musas proyectadas en el fondo del escenario, el protagonista explicó que él nunca quiso ser cantante y que su sueño fue siempre escribir para artistas famosos.

«Que no daría yo» la cantó sin más apoyo de músicos que el de su propia guitarra par que el público conociese cómo es una canción desnuda en el momento de nacer.

Para el final, «Que canten los niños», «Balada para una despedida» y el esperado «Un velero llamado libertad» ya en los bises para cerrar con «Y cómo es él» y «Te quiero».

La gira «Baladas para una despedida» se ha transformado a su paso por Cap Roig en una de esas noches mágicas que han convertido a este festival en algo especial para quienes visitan la Costa Brava y se reservan una jornada en busca de algo diferente como lo de este concierto.

Esta noche, el presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, que precisamente no había tenido un día sencillo después de confirmar el adiós del argentino Leo Messi, estuvo también en el auditorio, quizá en busca de esa melancolía que transmite José Luis Perales y que conecta con tiempos pasados.

Perales, al menos en la Costa Brava, no se ha reservado nada, seguramente consciente de que está ante sus últimas oportunidades de conectar con sus seguidores y quién sabe si también de que estaba a pocos metros del lugar donde, según cuenta la leyenda, Joan Manuel Serrat compuso su «Mediterráneo».

Pablo López, el encargado de inaugurar esta edición de Cap Roig, recordó este detalle durante su actuación, pero la próxima edición incorporará también otro dato como el de que por aquí pasó un genio de la música en el momento de su despedida.