Imagen logo de la OPI

Irán inagura una terminal de exportación de crudo que evita el estrecho de Ormuz

 23 julio, 2021

Teherán, 23 jul (AGENCIA).- Irán inauguró este jueves una estratégica terminal de exportación de petróleo en el mar de Omán, lo que evitará por primera vez a los cargueros tener que cruzar el estrecho de Ormuz, un angosto paso escenario de tensiones en los últimos años.

El crudo llega a la instalación, situada en la ciudad costera de Jask, en la provincia sureña de Hormozgan, a través de un oleoducto que tiene su origen en el campo petrolífero de Goreh, en la región de Bushehr.

Este megaproyecto cuenta con una tubería que se extiende por 1.000 kilómetros y tiene una capacidad de transferencia de 300.000 barriles de petróleo por día de Goreh a Jask en esta primera fase y, en el futuro, podría alcanzar el millón.

El ministro iraní de Petróleo, Biyan Zanganeh, aseguró durante la ceremonia de inauguración del proyecto, cuya construcción duró poco más de dos años, que «hoy es un día histórico en la industria petrolera de Irán».

El presidente iraní, Hasan Rohaní, subrayó que la apertura de la nueva terminal de exportación en el golfo de Omán es «una respuesta contundente a quienes tramaron complots (para paralizar la economía de Irán), en particular Estados Unidos».

Washington impuso sanciones contra el sector petrolero iraní en noviembre de 2018, tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear de 2015, con el objetivo de reducir las exportaciones persas a cero.

«Este es un movimiento estratégico y un paso importante para Irán. Asegurará la continuación de nuestras exportaciones de petróleo», afirmó en el acto de inauguración, en el que se realizó el primer envío de 100 toneladas de petróleo.

Gracias a este oleoducto, Irán no dependerá del estrecho de Ormuz, al contar con terminales a ambos lados del mismo, y reducirá en unos diez días el tiempo de exportación, según Rohaní.

Ormuz es una angosta y estratégica vía fluvial entre Omán e Irán por la que cruza aproximadamente una quinta parte del petróleo mundial.

En los últimos años, la zona ha sido escenario de ataques y sabotajes a carguero y petroleros, de los que en muchos casos se ha acusado a Irán, que siempre ha negado su implicación, aunque ha amenazado con bloquear el estrecho si se impedían por completo sus exportaciones.

Las sanciones estadounidenses al sector petrolero iraní podrían levantarse en el corto plazo si las negociaciones en curso para revivir el acuerdo nuclear de 2015 logran un resultado positivo. (AGENCIA)