Ignácio de Loyola Brandao elegido miembro de Academia Brasileña de las Letras

15 de marzo de 2019
Ignácio de Loyola Brandao elegido miembro de Academia Brasileña de las Letras

Río de Janeiro, 15 mar (EFE).- El novelista y periodista Ignácio de Loyola Brandao, autor de conocidas obras como “Zero” y “Nao verás país nenhum”, fue elegido este jueves como el más reciente de los “inmortales”, como se conoce a los miembros de la Academia Brasileña de Letras (ABL).

El escritor fue elegido por unanimidad por los 31 demás miembros de la selecta academia entre 12 candidatos y asumirá la silla número 11 de la ABL, que estaba vacante desde septiembre pasado por la muerte del jurista y sociólogo Helio Jaguaribe.

Loyola Brandao “es un escritor pura sangre, radical, cuya obra, consagrada en Brasil y en el exterior, ofrece una mezcla de alta cultura e ironía, mirada incisiva y tendencia experimental”, según un comunicado divulgado por la Academia.

De acuerdo con la entidad, las principales novelas del nuevo inmortal ya se convirtieron en “patrimonio de nuestra ficción”.

“Ignácio renueva y enriquece la Casa de Machado”, aseguró el presidente de la Academia, Marco Lucchesi, al citar el nombre con que también es conocida la ABL por haber contado entres sus fundadores con Joaquim Machado de Assis, considerado el mayor nombre de la literatura brasileña.

Loyola Brandao nació el 31 de julio de 1936 en Araraquara, municipio del estado de Sao Paulo, y se consagró con la publicación de “Zero”, una novela de ciencia ficción en la que aborda la historia de Brasil en la década de 1960 bajo la dictadura militar (1964-1985) con una visión antiutópica.

Zero, en la que incluyó relatos que habían sido vetados en los periódicos en que trabajaba, fue publicada por primera vez en Italia en 1974 debido a que estaba censurada en Brasil desde 1970. Pese a que finalmente fue editada en Brasil en 1975, la dictadura la retiró de las librerías y solo la liberó cuatro años después.

El escritor inició su carrera como reportero del periódico Última Hora en Sao Paulo, la mayor ciudad del país y en la que se estableció a los 21 años, y aún hoy es cronista de un periódico diario y cuenta con una columna en un semanario.

Entre otras de sus principales novelas destacan “Bebel que a cidade comeu” (1968) y “Sigue siendo la Tierra” (1985), en las que también expuso sus reflexiones sobre el Brasil sometido a una dictadura.

Su narrativa distópica también destaca en “Não verás país nenhum” (1981), en la que refleja una Sao Paulo caótica, y “Desta terra nada vai sobrar, a nao ser o vento que sopra sobre ela” (2018), su última novela.

Otras de sus 42 obras, entre novelas, cuentos, crónicas y libros infantiles, son “Dentes ao Sol” (1976), “O Ganhador” (1987) y “O Anônimo Célebre” (2002).

El nuevo inmortal recibió en 2016 por el conjunto de su obra el Premio Machado de Assis, otorgado por la propia ABL.

En 2008 recibió un Premio Jabutí, uno de los más importantes de las letras brasileñas, por la obra infantil-juvenil “O menino que vendia palavras”.

Su elección como “inmortal” lo une al grupo de escritores brasileños aún vivos más conocidos en el mundo, incluyendo Paulo Coelho y Nélida Piñón. EFE

cm/cms/dmt