Iglesia de Costa Rica separa a cura sospechoso de abandonar un niño migrante

8 noviembre, 2019
Iglesia de Costa Rica separa a cura sospechoso de abandonar un niño migrante

San José, 8 nov (EFE).- La Iglesia Católica de Costa Rica informó este jueves que separó de sus funciones parroquiales al sacerdote Hugo Brenes Villalobos, quien figura como sospechoso de abandonar el año pasado a su sobrino de 6 años en el desierto de Arizona en su trayecto migratorio a Estados Unidos.

La Conferencia Episcopal de Costa Rica publicó este jueves una carta del obispo de Tilarán-Liberia, provincia de Guanacaste (oeste), Manuel Salazar, en la que informa a los feligreses que ha decidido “remover de sus ocupaciones como párroco” al cura que ejercía en la comunidad de Sardinal, Guanacaste.

Esto con el fin de que “pueda tener toda la disponibilidad posible para hacer frente al proceso investigativo que se le sigue”, añade la carta.

Las autoridades detuvieron al sacerdote Brenes el miércoles como sospechoso de abandonar el año pasado a su sobrino de seis años de edad en el desierto de Arizona, Estados Unidos, en lo que ha sido el único caso detectado de un niño migrante costarricense no acompañado.

Brenes Villalobos fue detenido en Sardinal, provincia de Guanacaste (oeste), a solicitud de la Fiscalía Adjunta contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes.

El hombre fue indagado en la capital San José y un juez descartó imponerle medidas cautelares, decisión que la Fiscalía apeló y se está a la espera de una nueva audiencia.

El sacerdote es sospechoso de los delitos de tráfico ilícito de migrantes y abandono de incapaz.

El caso se remonta a junio de 2018 cuando agentes migratorios de Estados Unidos encontraron al niño solo en el desierto, y este indicó que su tío le dio instrucciones para continuar el trayecto, donde sería rescatado por alguna persona.

Según la investigación, un día después de estos hechos el tío del menor ingresó a Costa Rica.

“De acuerdo con la investigación, el imputado realizó las coordinaciones para trasladar a la víctima a México y luego llevarlo hasta Estados Unidos, donde se encontraba su madre”, explicó la Fiscalía en un comunicado el miércoles.

El 5 de septiembre de 2018 el Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica informó que el niño fue entregado a su madre bajo custodia tras permanecer en un albergue para migrantes.

Por este caso la Cancillería costarricense activó un protocolo de intervención con el objetivo de garantizar la atención, seguridad y bienestar del menor.

Este es el primer caso de un niño costarricense no acompañado del que se tiene registro, al menos en los últimos años, de acuerdo con la Cancillería.

Costa Rica históricamente ha sido un país receptor de migrantes y no tanto emisor, aunque en Estados Unidos hay una colonia importante de costarricenses, principalmente en Nueva Jersey. EFE