Iglesia argentina manifestó preocupación por empleo y salarios

7 de agosto de 2016
Iglesia argentina manifestó preocupación por empleo y salarios

Buenos Aires. – La Iglesia argentina manifestó ayer su preocupación por la situación del empleo en el país y por los salarios de la clase media “más pobre”, la cual consideró que está “al límite de subsistir con salarios atrasados” debido a la fuerte inflación.

El presidente de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social, el obispo Jorge Lozano, sostuvo que “la clase media más pobre” está “en el límite de subsistir con salarios atrasados”. En tanto, el Gobierno insistió en que no se reabrirán las negociaciones salariales, informó DPA.

A su vez, el obispo afirmó que uno de los problemas de Argentina es “la acumulación de riqueza en pocas manos y la pobreza en muchos hogares”.

“La inflación, el alza del precio y los aún inciertos aumentos en las tarifas” afectan “más directamente a la clase media más pobre, que no cuentan con ayudas y subsidios, y está en el límite de subsistir con salarios atrasados”, señaló el obispo en una entrevista con el diario “El Tribuno”, de la norteña provincia de Salta.

Lozano se refirió también al accionar del Gobierno de Mauricio Macri ante la situación social del país, que está en recesión económica y padece una inflación en torno al 42 por ciento anual.

“Se han distribuido mayor cantidad de alimentos en lugares más vulnerables y se incrementó también la asistencia por medio de algunos programas, como por ejemplo la ampliación de la Asignación Universal por Hijo”, dijo, pero alertó que eso “no alcanza”.

Lozano cuestionó que el país “ha tenido en los últimos años importantes tasas de crecimiento que no ha sido equitativo”, y que “no se crearon las condiciones para la promoción del empleo y de las economías regionales”.

En tanto, el párroco Roberto Quiroga, uno de los responsables del templo de San Cayetano en el barrio porteño de Liniers, advirtió: “Todos sabemos lo difícil que está conseguir un trabajo” en Argentina.

“Tendría que ser normal decir: ‘voy a buscar un laburo (trabajo) y lo tengo, ¿no?'”, reflexionó el sacerdote, poco antes de que cientos de miles de peregrinos, desde esta medianoche, entren a la iglesia para elevar sus plegarias ante el santo para pedir trabajo.

“Mucha gente viene a agradecer el trabajo que tiene y otra mucha viene a pedir un trabajo digno para poder llevar, como dice (el papa) Francisco, el pan con dignidad a la mesa”, señaló en radio AM 750.

En tanto, el Gobierno ratificó que “no” hay motivo para que se reabran las paritarias (negociaciones salariales) como reclaman los sindicatos.

El Ejecutivo argumenta que las recomposiciones salariales que se acordaron en los últimos meses están en línea con la proyección inflacionaria de los próximos meses.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, estimó “un poco apresurados los comentarios” de los gremialistas que apuntan a recomponer la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores producto de la inflación que se mantiene alto, aunque el Gobierno asegura que en los próximos meses se notará una fuerte baja en este sentido.

“Esos dirigentes sindicales saben que en los últimos tres meses consistentemente fue bajando la inflación y que creemos que en los próximos meses va a seguir bajando”, dijo Triaca a radio Continental.