Ibiza promueve en Brasil una oferta que va más allá del turismo de lujo

30 de marzo de 2016
Ibiza promueve en Brasil una oferta que va más allá del turismo de lujo

Isadora Camargo

Sao Paulo, 30 mar (EFE).- La isla española de Ibiza, un ‘tesoro europeo’ que participa por primera vez en la World Travel Market (WTM), feria internacional que comenzó hoy en Sao Paulo, busca seducir a los brasileños con una oferta de turismo diferente del segmento de lujo por la que se ha caracterizado.

En su primera participación en la WTM, la mayor feria del turismo de comercio en Latinoamérica, Ibiza divulga una serie de paquetes específicos para la familia, jóvenes, parejas de casados o solteros.

La cuarta edición de la feria tiene la intención de superar la marca de 363 millones de dólares en negocios generados en 2015 a través del encuentro entre los llamados ‘motores’ del sector en el continente americano.

Todas las grandes ciudades brasileñas, diversos países de América Latina y el Caribe y otras potencias turísticas del mundo, como España, Japón, China o Estados Unidos, estarán durante tres días exponiendo sus ofertas en la mayor ciudad de Brasil.

En el caso de Ibiza, el turismo representa un 85 % de la economía de la isla balear.

De acuerdo con el director de Turismo de Ibiza, Vicent Torres i Ferrer, en este momento hay un aumento anual del 10 % de los visitantes brasileños en la isla.

Actualmente, Brasil es el mercado más grande de América Latina para el turismo de Ibiza, mientras que por nacionalidades los ingleses son los que visitan más la isla durante el año, seguidos de alemanes e italianos, dijo Torres i Ferrer a Efe.

Además de las fiestas y playas, Ferrer resaltó la oferta turística de Ibiza que va más allá del lujo, que incluye “conocer un museo de arte, ir a un buen restaurante para disfrutar de la cocina regional y visitar los mercados de artesanías”, que a su juicio son tres actividades que no pueden faltar en la visita.

Entre las nuevas opciones están las rutas diseñadas para el público LGBT, que puede conocer la Calle La Virgen, donde se encuentran bares y restaurantes temáticos de la cultura gay, y la primera playa homosexual en el mundo, Es Cavallet, un paraíso de aguas color turquesa situado en el parque natural de Ses Salines.

Aprovechando el clima de libertad de emociones propuesto por el turismo en la isla, despedidas de soltera y fiestas para “excasados” también han ganado espacio en las playas de temperatura “leve” durante ocho meses del año, como subrayó el director de Turismo.

En el invierno, hay un programa para los adultos mayores, en el que las personas de 60 años pueden disfrutar de los paseos en el interior del bosque de pino mediterráneo y recorrer los cinco condados que componen el sitio para tener una idea de la arquitectura con influencias árabes y moriscas.

Los paseos en globo y trenes turísticos son otras opciones que se ofrecen en la isla, así como los deportes acuáticos entre los que destacan el windsurf, kayak y la vela, entre otros.

“También tenemos muchas alternativas para el joven. Tenemos albergues, ‘campings’ para reducir la cuenta por alojamiento y lugares para comer en el que un menú completo no pasa de 40 reales (unos 10,9 dólares)”, explicó.

Para Torres i Ferrer, esta es una manera de mostrar “otra” Ibiza, isla habitada desde 1.600 años antes de Cristo.

“Queremos derogar la imagen de Ibiza para la bebida y las drogas, la isla es mucho más que eso”, apuntó.

Ibiza también tiene una cultura hippie permanente de los años ochenta, que va desde los mismos miembros del movimiento que viven en el lugar y pasa por las artesanías, ferias, festivales o la filosofía de la gente “ibicenco” de “vivir y dejar vivir”.

Patrimonio cultural bañado por el mar Mediterráneo, Ibiza tiene 120.000 habitantes pero recibe tres millones de turistas al año, en una superficie de 572 metros cuadrados y 210 kilómetros de playas donde se puede disfrutar de una exhuberante puesta de sol en el oeste, en Platges de Comte, con sus experiencias gastronómicas.

La isla también tiene una ciudad amurallada, Dalt Vila, donde se puede disfrutar de un juego de mercado de artesanía de la Edad Media, con músicos, bailarines y actuaciones épicas.

Además de los destinos que se presentan en la feria, el evento reúne una diversa programación con conferencias sobre los turistas brasileños en el mundo, encuentros entre ‘bloggers’ y agencias de viajes y la novedad de este año es el tema de la tecnología de viajes y aplicaciones para su optimización y planificación.