Homicidios en El Salvador bajan 21,6 % desde 2018 pero ya superan los 1.800

3 septiembre, 2019
Homicidios en El Salvador bajan 21,6 % desde 2018 pero ya superan los 1.800

San Salvador, 3 sep (EFE).- La cifra de homicidios en El Salvador se redujo un 21,6 % en entre enero y agosto de 2019, en comparación con el mismo período del 2018, pero ya superan los 1.800 casos, según datos de la Policía Nacional Civil (PNC).

Un portavoz de la PNC confirmó este lunes a Efe que el país cerró agosto con 131 muertes violentas, con las que el registro de los nueve meses llegó a 1.860 víctimas.

Esta cifra es inferior en 514 casos a los 2.374 asesinatos computados en el mismo período de 2018, con lo que la baja es del 21,6 %.

Solo agosto se convirtió en el mes con menos homicidios registrados desde 1998, según cifras compartidas por el director de la PNC, Mauricio Arriaza Chicas.

El Ejecutivo que preside Nayib Bukele atribuye esta baja en los asesinatos a un plan de control territorial lanzado el pasado 20 de junio y con el que se han concentrado a más 7.000 efectivos de la Policía y el Ejército en 22 localidades.

El plan también incluye la rotación constante de los pandilleros presos para supuestamente romper la organización de dichos grupos al interior de las prisiones.

La Administración de Bukele decretó el pasado 21 de junio un estado de emergencia en las prisiones, con lo que los reos han permanecido encerrados en sus celdas y sin recibir visitas.

El pasado 18 de julio, Bukele ordenó levantar paulatinamente dicha emergencia para que los reos puedan «recibir sol, ir a talleres, a las granjas penitenciarias y recibir clases».

La legislación salvadoreña otorga al Ejecutivo la facultad de decretar dicho estado en las prisiones, pero debe ser ratificado por jueces de Vigilancia Penitenciaria.

Diferentes organizaciones sociales han criticado el plan de seguridad de Bukele porque, a su juicio, repite acciones implementadas en anteriores gobiernos y con las que no se consiguieron resultados duraderos.

El aumento de efectivos militares en las calles es uno de los elementos del plan más cuestionados, dado que Bukele ha prometido incrementar la cifra de soldados en labores de seguridad.

Las autoridades de El Salvador responsabilizan a las pandillas MS13, Barrio 18 y otras minoritarias de los altos índices de homicidios, de entre 103 y 50,3 por cada 100.000 habitantes entre 2015 y 2018, cifras que sitúan a esta nación centroamericana como una de las más violentas del mundo. EFE

hs/arm