Hombres y mujeres: conozca sus diferencias en las redes sociales

27 de agosto de 2016
Hombres y mujeres: conozca sus diferencias en las redes sociales

El estudio realizado por investigadores del centro tecnológico Eurecat analizó a diez millones de usuarios y más de 500 millones de conexiones. Revisa algunos de los resultados que arrojó.

En las redes sociales las mujeres escriben y reciben muchos más mensajes que los hombres, mientras que en general las personas tienen más conexiones con individuos del mismo sexo, según los resultados de un estudio de Big Data que muestra que el efecto del género es determinante para entender el comportamiento de los usuarios en estas plataformas.

El estudio realizado por investigadores del centro tecnológico Eurecat analizó a diez millones de usuarios y más de 500 millones de conexiones, entre ellos en la extinguida red social Tuenti, mostró que tanto mujeres como hombres tienen más conexiones con individuos del mismo sexo y reveló que es tres veces más probable que una mujer adopte una red social si es invitada por otra mujer.

El trabajo, llevado a cabo por investigadores del grupo de Digital Humanities de Eurecat, señaló el efecto del género como una de las claves del éxito en la implantación de plataformas virtuales con dimensión social, según reportó la agencia EFE.

Si bien tanto mujeres como hombres tienen en general más conexiones con individuos del mismo sexo, la tendencia es más marcada en el caso de las mujeres y de las personas más jóvenes, especialmente en las edades comprendidas entre los 14 y 16 años.

Sin embargo, los usuarios con muchas amistades se comportan de manera opuesta y establecen más conexiones con individuos del otro sexo.

Analizando relaciones triangulares, es decir, grupos de tres personas en los que todas son “amigas” entre ellas, el estudio revela una tendencia a juntarse en grupos homogéneos desde el punto de vista del género.

Al analizar el intercambio de mensajes entre usuarios, la investigación reveló que las mujeres escriben y reciben muchos más mensajes que los hombres. Además, independientemente del sexo del emisor, en la mayoría de los casos el receptor más frecuente es una mujer.

Según el director de la Unidad de Digital Humanities del centro tecnológico Eurecat, Andreas Kaltenbrunner, los resultados indican que “el género tiene importantes consecuencias a la hora de entender el comportamiento de los usuarios en las redes sociales”.

“Aunque Tuenti ya no está activa ha dejado una herencia en forma de un conjunto de datos anonimizado que ayudan a entender fenómenos sociales que eran muy difíciles de medir antes de que existieran estas plataformas”, explicó.

También permite “estudiar los mecanismos de la adopción de tecnología o nuevas plataformas web en un entorno virtual”, ya que los datos son “representativos de la población joven española menor de 20 años en aquel momento”, afirmó el investigador.

¿Qué pasa con los smartphones?

Si bien las mujeres son quienes usan con mayor frecuencia las redes sociales, de acuerdo a un estudio de Kaspersky Lab, son los hombres los que tienen mayor dependencia a sus teléfonos. Esta investigación se basa en un simple experimento, dirigido por las Universidades de Würzburg y Nottingham-Trent, que analizó cuanto demora una persona en ver su celular cuando se encuentra sola, por ejemplo, en la sala de espera de una consulta médica.

De acuerdo al estudio los participantes que esperaban en salas, solo tardaron un promedio de 44 segundos para revisar su celular. De hecho, los hombres no alcanzaron este tiempo (solo 21 segundos), mientras que las mujeres esperaron 57 segundos.

La investigación se complementó luego con una encuesta, en la que se le preguntó a los participantes cuánto tiempo creían que habían estado sin utilizar sus teléfonos móviles. La mayoría afirmó que entre dos y tres minutos, demostrando la desconexión significativa entre la percepción y el comportamiento real.

“La inmediatez de la información y las interacciones realizadas a través de nuestros dispositivos móviles hacen que éstos sean más que una pieza de tecnología, convirtiéndose en un compañero digital, así como en una conexión con el mundo exterior”, señaló Jens Binder, de la Universidad de Nottingham-Trent.

Por otro lado, los investigadores aseguran que esta compulsión por revisar constantemente nuestros teléfonos podría deberse también al miedo de perderse algo por no estar en línea (FOMO, por sus siglas en inglés). De esta manera, en una encuesta paralela, los participantes que utilizaban sus teléfonos con mayor intensidad admitieron tener mayor miedo a perderse información.

“Cuanto más usan sus teléfonos, más se preocupan de perder información si no están utilizándolos. Es difícil determinar cuál alimenta a cuál, si la preocupación de estar desinformada ocasiona que la gente lo use más  o es el exceso de uso el que ocasiona la preocupación de perder información”, afirma Astrid Carolus, de la Universidad de Würzburg.