Hispanos de 6 naciones entre los más naturalizados en 2014 en EEUU

18 de agosto de 2016
Hispanos de 6 naciones entre los más naturalizados en 2014 en EEUU

La ciudadanía estadounidense a través de la naturalización es un acontecimiento importante para todo aquel que emigra buscando el anhelado “sueño americano”, en donde los extranjeros adquieren los mismos beneficios, derechos y responsabilidades de todo aquel ciudadano nacido en el territorio, incluido el derecho al voto. Actualmente existen 20 millones de naturalizados, casi la mitad de los 42.4 millones de inmigrantes.

En el año fiscal 2014, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) recibió 773,824 solicitudes de ciudadanía y naturalización de 653.416 individuos, 15 % provenían de México (95.889), 6% de India (37.854), 5% de las Filipinas (34.591) y China (30.284), y 4% de Cuba (24.092) y República Dominicana (23.775). Los nacionales de estos seis países representaron 39% de todas las naturalizaciones. Otros países con importante representación de naturalizados son: Vietnam y Colombia que representan 3% de los naturalizados con 18.837 y 16.478 individuos respectivamente, y El Salvador; y Haití con 2% de los ciudadanos con 15.592 y 13.676 individuos respectivamente.

Así se determina que los diez principales países antes mencionados representan 49% de las naturalizaciones con 311.068 individuos, de ellos 30% provienen de países latinoamericanos, con 189.502 individuos. 51% no precisan el país de origen representado en 342.348 individuos, de acuerdo con los datos del USCIS.

México sigue siendo el principal país de nacimiento para los nuevos ciudadanos naturalizados, tanto en el año fiscal 2000 y 2014, pero representaba una parte inferior de las naturalizaciones anuales totales en 2014. India y Filipinas superaron a Vietnam y China para la segunda y tercera posición. Mientras que Irán, Jamaica, y Corea estuvieron entre los diez primeros países de origen en 2000, y fueron reemplazados por Haití, Colombia y Cuba en 2014.

USCIS negó 66.767 peticiones de naturalización en 2014. A los solicitantes se les puede negar la ciudadanía si no pueden probar el plazo de residencia permanente en Estados Unidos, si no muestran lealtad con la nación y el desconocimiento del idioma Inglés o examen de cívica estadounidense.

Requisitos y beneficios

Convertirse en un ciudadano estadounidenses depende del cumplimiento de ciertos requisitos: completar un período de residencia legal permanente, lo que demuestra dominio básico del Inglés y el conocimiento de la historia de EEUU y el Gobierno, además de pasar la verificación de antecedentes penales.

Entre los beneficios se incluye el derecho a patrocinar su familia inmediata de la inmigración, un mayor acceso a los beneficios del gobierno, y la protección contra la deportación. Además, los naturalizados experimentan grandes beneficios económicos sustanciales: mayores ingresos y la propiedad de vivienda.

En los últimos meses, las solicitudes de naturalización crecieron significativamente. Las autoridades recibieron 440.000 peticiones en los dos primeros trimestres del año fiscal 2016 (octubre de 2015 a marzo de 2016) incremento de 21% en comparación con el mismo período en el año fiscal 2015 (363.000). Este aumento puede atribuirse en parte a la campaña de sensibilización ciudadana puesto en marcha por el Grupo de Trabajo de la Casa Blanca sobre Nuevos Americanos, así como un deseo de votar en las elecciones presidenciales de 2016, advierte el Instituto de Política Migratoria.

En 2014, más de la mitad de los nuevos ciudadanos naturalizados vivió en cuatro estados: California, Florida, Nueva York y Texas. Aproximadamente 21% residía en California (140.234), 12% en Florida y Nueva York con 79.637 y 77.717 respectivamente, y 8% en Texas con 52.879 individuos. Con 217 nuevos individuos naturalizados, Wyoming tenía la menor tasa, seguido de Montana (304) y Virginia Occidental (415), de acuerdo a USCIS .

Naturalizaciones de los militares

Durante tiempos de paz, los miembros de las fuerzas armadas que no son estadounidenses pueden obtener la ciudadanía después de un período de espera de un año, pero las adhesiones militares vitales para el programa de Interés Nacional (MAVNI) permiten que ciertos individuos sin ciudadanía estadounidense con habilidades de alta demanda (personal sanitario y de idiomas críticos), puedan unirse al Ejército a cambio de obtener la ciudadanía de forma acelerada.

La sección 329 de la Ley de Inmigración autoriza al presidente a emitir órdenes ejecutivas que especifican los períodos de conflicto durante el cual los miembros de las fuerzas armadas nacidos en el extranjero sean elegibles para la ciudadanía inmediata. En julio de 2002, el presidente George W. Bush emitió una orden ejecutiva tras la designación de 11 de septiembre de 2001 como día de inicio de un período de hostilidades. El resultado fue que los extranjeros que fuesen personal militar se convertían en elegibles para la ciudadanía expedita.

A partir del 2015, aproximadamente 109.000 miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos nacidos en el extranjero se convirtieron en ciudadanos desde el 11 de septiembre de 2001, incluidos 11.069 naturalizados durante su servicio en el extranjero a bordo de buques de la Armada.

Entre 2008 y 2015, 90% de los 6.790 naturalizaciones militares en el extranjero se llevó a cabo en cinco países: Irak (1.839 personas), Japón (1.553), Afganistán (1.017), Corea del Sur (904), y Alemania (764) .

Características socioeconómicas

En comparación con los inmigrantes que no se han convertido en ciudadanos, los ciudadanos naturalizados tienen una mayor formación. En 2014, 34% de los ciudadanos naturalizados de 25 y más años de edad poseía una licenciatura en comparación con 23% de los no ciudadanos y 30% de los nativos. El 20% de los inmigrantes naturalizados no había terminado la escuela secundaria, frente al 40% entre los no ciudadanos y 10% entre los nacidos en suelo estadounidense.

Los naturalizados también tienen ingresos medios más altos que los no ciudadanos e ingresos familiares medios más altos que los nativos. En 2014, los ingresos medios para los hombres y mujeres naturalizados que trabajan a tiempo completo ganaban entre 50.343 y 40.585 dólares, respectivamente. Mientras que entre los hombres y mujeres no naturalizados los ingresos promedio fueron de 30.862 y 25.231 dólares respectivamente. Su ingreso incluso logra equipararse con los estadounidenses por nacimiento, que ganan en promedio 50.734 y 40.052 dólares respectivamente.

El ingreso medio por hogar para los naturalizados ($ 59,072) fue superior a los hogares donde no habitan ciudadanos ($ 40.085), mientras que en el de los nacionales fue incluso menor ($ 54.565).

Por otra parte, los ciudadanos naturalizados tiene las mismas tasas de propiedad de vivienda que los nacionales. En 2014, 65% de los inmigrantes naturalizados vivían en viviendas de su propiedad, equivalente a los nacidos en el país, mientras que un tercio de los extranjeros vivían en casas propias.

Fuente/ Diario de las Américas/Verónica Egui Brito