Griselda Lobo, primera exguerrillera de las FARC en las directivas del Senado

22 de julio de 2020

Jorge Gil Ángel
Bogotá, 22 jul (EFE).- La congresista Griselda Lobo, conocida como “Sandra Ramírez”, se convirtió el domingo en la primera exguerrillera de las FARC en llegar a la mesa directiva del Senado como vicepresidenta segunda, hecho que, en su opinión, demuestra que la paz sí es posible en Colombia.
“Significa bastante. ¿Por qué significa muchísimo? Porque sencillamente la paz es posible en nuestro país (…) y, mucho más posible, construir desde las diferencias”, dijo este martes a Efe Lobo, viuda del fundador de las FARC, Pedro Antonio Marín, alias “Tirofijo” o “Manuel Marulanda”.
La exguerrillera ocupa uno de los cinco escaños reservados en el Senado para las FARC por un periodo de ocho años por el acuerdo de paz firmado con el Gobierno en noviembre de 2016 en Bogotá.
En ese sentido, agradeció a los 60 senadores que votaron por ella como vicepresidenta segunda, pues considera que son congresistas que con esa papeleta honran el acuerdo de paz, demuestran que “sí es posible construir entre todos un país reconciliado, en paz con justicia social”.
“La paz es posible en nuestro país porque podemos perfectamente construir desde las diferencias”, añadió Lobo, nacida en el departamento de Santander (este) y quien ingresó a la guerrilla en la década de 1980.
UNA DECISIÓN DESTACADA
Congresistas de diversas vertientes políticas valoraron la elección de Lobo en la mesa directiva del Senado, entre ellos, de manera sorprendente, el expresidente y senador Álvaro Uribe, uno de los opositores más férreos del acuerdo de paz y jefe del partido derechista Centro Democrático.
“No estoy de acuerdo con los textos de La Habana (donde se negoció la paz) pero saludo elección de la senadora Griselda Lobo como segunda vicepresidenta del Senado. Discute con argumentos y es coherente, a diferencia de quienes contrastan entre apariencia democrática y vocación Castro-Chavista”, expresó Uribe, quien fue presidente de Colombia entre 2002 y 2010.
Ese mensaje, en palabras de Lobo, demuestra que Uribe “se está dando cuenta de que con el acuerdo que se firmó podemos entre todos reconstruir a Colombia; que esos discursos polarizantes y estigmatizantes en el Senado y en otros espacios no nos ayudan a construir, no nos ayudan a los colombianos”.
“Yo recibo bien esas palabras del senador. Sé que se ha dado cuenta de la importancia de que estemos ahí sentados y entre todos construyendo para Colombia, construyendo lo que el país necesita, lo que la sociedad espera”, resaltó la congresista.
IMPULSAR EL ACUERDO DE PAZ
En los dos años que lleva en el Senado, Lobo ha hecho parte de la Comisión de Derechos Humanos, donde ha denunciado los asesinatos de exguerrilleros que se acogieron al acuerdo de paz.
En su nuevo cargo, la congresista busca “trabajar por la paz y por las mujeres, por la implementación del acuerdo, porque Colombia cambió por el acuerdo”.
Sin embargo, su nombramiento como segunda vicepresidenta del Senado también ha recibido críticas de sectores que la acusan de justificar el reclutamiento de menores de edad para la guerrilla.
Lobo es consciente de que la implementación del acuerdo de paz no es fácil, especialmente porque el Estado “se preparó durante muchísimos años para la guerra, pero cuando se firmó el acuerdo el Estado no hizo esa transición a la paz y, como no la ha hecho, sigue con esa concepción de guerra”.
Como ejemplo de ello puso los asesinatos de más de 215 excombatientes de las FARC y de 432 líderes sociales en los últimos años, según el programa no gubernamental Somos Defensores.
“Vemos en los territorios los asesinatos y el exterminio de los firmantes de la paz, nos está costando sangre apostarle a la paz de nuestro país (…) Necesitamos que todos nosotros como sociedad nos unamos y exijamos la implementación del acuerdo, que paren los asesinatos”, expresó.
Agregó que es necesario que el Estado “se reincorpore a esta Colombia profunda y olvidada” con “una seguridad humana e integral, que llegue a esos territorios con vías, educación, salud, proyectos productivos, asistencia técnica, con créditos a la población, a los campesinos. Allá tiene que llegar, allí estaremos nosotros”.
UN MENSAJE PARA SUS CRÍTICOS
La congresista Lobo también hizo un llamado a sus colegas que la han criticado y “no ven con buenos ojos” su nombramiento en la mesa directiva del Senado para que entre todos impulsen iniciativas legislativas “encaminadas al beneficio de esos mismos electores”.
“Yo los invito a construir, los invito a que entre todos busquemos soluciones prácticas, soluciones tangibles para la sociedad, especialmente en este momento tan difícil y tan complicado de pandemia por el que atraviesa Colombia. La pandemia nos desnudó, mostró las llagas que tenemos como sociedad”, concluyó. EFE
jga/joc/lnm
(foto)