Gobierno mexicano promete no escatimar medidas contra riesgos a la economía

14 de marzo de 2016
Gobierno mexicano promete no escatimar medidas contra riesgos a la economía

Acapulco (México), 14 mar (EFE).- Con la promesa de las autoridades financieras y monetarias mexicanas de no escatimar medidas ante cualquier circunstancia “extraordinaria” que amenace la estabilidad macroeconómica del país terminó en Acapulco la reunión anual de la Asociación de Bancos de México (ABM).

“No habremos de escatimar las medidas para actuar con oportunidad en el ámbito de nuestra competencia, específicamente en materia de balance fiscal. Más que otras consideraciones de coyuntura, aquí lo que estamos preservando es la credibilidad de la política fiscal mexicana”, aseveró el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

El Gobierno, dijo el funcionario, seguirá trabajando también de forma coordinada con el Banco de México (banco central), y tomará “las medidas que sean necesarias cuando se presenten situaciones extraordinarias en el mercado” que puedan afectar los fundamentos macroeconómicos y poner en riesgo expectativas inflacionarias.

Asimismo, subrayó en la sesión de clausura del encuentro, la banca puede esperar de la Secretaría de Hacienda “un compromiso irrestricto para preservar el clima de estabilidad económica que hoy prevalece, para que ustedes (los banqueros) puedan seguir desarrollando la actividad bancaria y crediticia en el país”.

En el cierre de esta 79 reunión, Videgaray aseguró que uno de los mensajes que deja la convención es que cuando las autoridades se sientan a dialogar con la banca, “ocurren cosas buenas, surgen buenas ideas, se establecen compromisos y se logran resultados”.

“Estaremos viendo en los próximos días y en los próximos meses resultados muy completos, muy concretos. Innovaciones, por ejemplo, en materia de financiamiento a las pequeñas y medianas empresas”, dijo.

Precisó que por primera vez se usará la base de datos del Sistema de Administración Tributaria (SAT) para dar a empresas pequeñas sin historial crediticio, pero que cumplen sus obligaciones fiscales, acceso a créditos con el apoyo de la banca gubernamental de desarrollo y los bancos comerciales.

Asimismo, indicó que gracias a propuestas de la ABM se abrirá la posibilidad de refinanciar la cartera hipotecaria del Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit), “para que a través de la participación de la banca se reduzca el costo que pagan por su hipoteca cada bimestre los trabajadores acreditados”.

“Esta es una idea completamente innovadora, y son solamente dos ejemplos de las cosas que surgen cuando la autoridad se sienta genuinamente a escuchar, y cuando los banqueros hacen propuestas concretas a la autoridad”, declaró el funcionario.

Videgaray añadió que se continuará con el trabajo en materia de financiamiento al campo, la energía, la infraestructura y otros sectores.

Finalmente, prometió “un trabajo cercano con la banca mexicana, un trabajo para innovar, para crecer, y también para preservar la solidez del sistema” financiero.

Las palabras de Videgaray se hicieron eco de las formuladas por el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, quien en su participación señaló que la institución no dudará en volver a recurrir a medidas extraordinarias.

Estas para hacer frente a la volatilidad de los mercados financieros y la significativa depreciación del tipo de cambio, con el consiguiente incremento de las expectativas inflacionarias, agregó.

El banco central decidió el pasado 17 de febrero incrementar en 50 puntos base el objetivo para la tasa de interés de referencia a un nivel de 3,75 %, mientras la Secretaría de Hacienda anunció un recorte al gasto público por 132.300 millones de pesos mexicanos (unos 7.478 millones de dólares).

De acuerdo con Carstens, las medidas “no fueron improvisadas, sino el resultado de un meticuloso proceso de análisis entre la Secretaría de Hacienda y el Banco de México”.

“Simplemente representa el uso de los instrumentos de estabilización que tenemos a nuestra disposición, y que, hablando por el Banco de México, no dudaremos en volverlos a usar en caso de que sea necesario”, acotó.

La convención contó con la participación de reconocidos analistas internacionales, entre ellos George Friedman, fundador de la empresa estadounidense de pronósticos estratégicos Stratfor.

En su ponencia, Friedman argumentó que tras la disolución de la Unión Soviética en 1991, “hemos entrado a una nueva fase de la historia, que pone no solo a Estados Unidos en el centro del sistema global, sino a México y Canadá también”.

“Y la relación entre estos tres países se volverá tan importante como la relación entre Francia y Alemania durante el periodo (de dominio) europeo. Las decisiones que tomemos ahora acerca de nuestra relación ayudarán a determinar la forma de Norteamérica y eso ayudará a determinar la forma del mundo”, afirmó.