“Formas de incendiar el día”, un caleidoscopio urbano del ecuatoriano Cabezas

17 febrero, 2020
“Formas de incendiar el día”, un caleidoscopio urbano del ecuatoriano Cabezas

Quito, 17 feb (EFE).- “Formas de incendiar el día” es el nuevo libro de relatos del escritor y periodista ecuatoriano Juan Carlos Cabezas, quien explora la dura realidad urbana que asoma como un caleidoscopio de sensaciones y frustraciones.
Su libro, según comentó a Efe, “surge del periodismo”, donde él siempre se ubicó para contar las noticias, pero en el que también subyacen historias cotidianas que muchas veces se mantienen ocultas y que logran emerger gracias a la literatura.
Como periodista “siempre me gustó la crónica”, porque parece como si proveyera de “voz a los textos”, agregó el escritor que también ve reflejada su vida en el libro que vio la luz esta semana, de la mano de la editorial “La caída”.
Por eso también califica a su libro como un “proyecto de la necesidad de un hombre común y corriente” que tuvo que surgir “después de un incendio de sus antiguas creencias y sus antiguas formas de ser”.
Para él, “Formas de incendiar el día” es “una obra mixta” que amalgama la realidad y una “ muy profunda crítica personal”, pues nace de “una visión muy dura con uno mismo” y una búsqueda para establecer un espacio propio y nuevo.
El libro recogen dieciséis relatos con sugerentes títulos como “La piel de gallina”, “Duración de los escombros” y “La infidelidad es un dinosaurio de juguete”, entremezcladas con “La sociedad de los mediocres”, “Caso pendiente” y “El punto muerto”, entre otros.
En definitiva, dijo, “es una crítica social” que aborda aspectos de “las relaciones de pareja, con los padres, con uno mismo”, en forma de “un caleidoscopio doméstico en el cual se pueden ver muchos planos de la vida cotidiana”.
Y aunque Cabezas prefiere no adentrarse en la discusión si el relato es una especie de cuento en un solo escenario, coincide en que su estilo se ajusta más a la forma de la crónica periodística.
Sin embargo, dejó muy claro que “el periodismo es una cosa y otra es un relato”, pues ambos suponen trabajos diferentes, con objetivos distintos, miradas diversas y variados tiempos.
“Hacer un libro es un esfuerzo distinto, distinto el enfoque, con diferentes metas intermedias”, apostilló el escritor que no descarta en algún momento entrar en el mundo de la novela, cuando logre conjugar el relato y al poesía, su otra pasión. EFE
fa/cfa