Fernández preveía un viaje a Chile pero queda aplazado por la cuarentena de Piñera

13 de enero de 2021
Fernández preveía un viaje a Chile pero queda aplazado por la cuarentena de Piñera

Buenos Aires, 13 ene (EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, preveía hacer la próxima semana un viaje a Chile, que sería la primera visita de Estado de su mandato, pero se postergó hasta que su homólogo Sebastián Piñera acabe la cuarentena preventiva por haber tenido contacto con un positivo de covid-19.

Fuentes oficiales argentinas confirmaron a Efe que el viaje del político peronista se iba a realizar entre lunes y martes próximos e incluiría una reunión con Piñera y visitas a los poderes Legislativo y Judicial.

Pero los planes cambiaron después de que en la mañana de hoy se conociera que el mandatario chileno, de 71 años y su esposa, Cecilia Morel, de 66, han iniciado una cuarentena preventiva tras confirmarse que un trabajador de su domicilio fue diagnosticado con covid-19.

Todo a pesar de que ambos están sin síntomas y dieron negativo en el test de PCR rutinario realizado ayer lunes.

Las fuentes aclararon que hasta que Piñera no culmine el protocolo preventivo, no se puede establecer una nueva fecha para el viaje del jefe de Estado argentino.

POLÉMICA IDEOLÓGICA

Desde que llegó a la Presidencia en diciembre de 2019, tras vencer en las urnas al anterior presidente, el conservador Mauricio Macri (2015-2019), Fernández no ha mantenido hasta el momento ningún encuentro presencial con su par del país vecino, con quien sí ha conversado en diversas ocasiones por teléfono.

En una de ellas, en abril del año pasado, coincidieron en avanzar en una agenda de trabajo conjunta, más allá de “cualquier diferencia”, después de la polémica que se generó cuando días antes, en una videoconferencia con el Grupo de Puebla, asociación que reúne a políticos latinoamericanos progresistas, Fernández llamara a la unidad a la oposición chilena para “recuperar el poder”.

Esto llegó a ser calificado por la cancillería chilena como una “injerencia en los asuntos internos” del país.

“Más allá de cualquier diferencia, tenemos que unirnos en estos difíciles momentos que atravesamos por la pandemia”, aseveraron los presidentes al limar diferencias días después, según fuentes de la Presidencia argentina, y recalcaron su “vínculo personal” y que ambos países debían unirse para enfrentar la covid-19.

Pero la controversia volvió a darse cuando en mayo, Fernández, para ilustrar el supuesto éxito de la política argentina en torno a la pandemia, mostró unas diapositivas de estadísticas de otros países en las que se atribuía a Chile 98,4 muertes por cada 100.000 habitantes, dato erróneo que generó el malestar en el país vecino.

El embajador chileno en Argentina, Nicolás Monckeberg, salió a corregir a través de Twitter a Fernández y aclarar que se trataba de 3,5 muertes por cada 100.000.

El Ministerio de Salud argentino reconoció posteriormente el error en las redes sociales, pidió disculpas y subrayó que para el Gobierno “la transparencia es una prioridad”.

PRIMERA VISITA DE ESTADO

De concretarse su viaje a Chile, será la primera visita de Estado de Fernández en su tiempo en el poder.

Entre enero y febrero de 2020, antes de que el coronavirus truncara los planes de viajes al exterior, el presidente realizó visitas puntuales a Israel, para la conmemoración del 75 aniversario de la liberación de Auschwitz, y al Vaticano y otros países de Europa, donde mantuvo encuentros con sus pares en busca de apoyos para la negociación del pago de la deuda externa.

Ya en noviembre, pasó varias horas en Uruguay, para reunirse con su homólogo Luis Lacalle Pou en la estancia presidencial de Anchorena (suroeste del país). EFE

rgm/dmt