Ferias de Zona MACO de fotos y antigüedades abren sus puertas en México

22 de septiembre de 2016
Ferias de Zona MACO de fotos y antigüedades abren sus puertas en México

Las ferias Zona MACO Foto y Zona MACO Salón del Anticuario abrieron hoy sus puertas en la capital mexicana reforzando su oferta de expositores, que en esta edición presentan, respectivamente, fotografías antiguas y contemporáneas y antigüedades entre las que se pueden encontrar auténticas rarezas.

La II edición dedicada a la fotografía y la III centrada en el coleccionismo de antigüedades se desarrollarán hasta el 25 de septiembre, con la participación de nuevas galerías internacionales y nacionales que han iniciado sus actividades en el último par de años, dijo a Efe Daniel Garza-Usabiaga, director artístico de la feria de arte contemporáneo Zona MACO.

Este hecho muestra el “desarrollo tanto de la exhibición y difusión de la fotografía”, y también es una prueba de que “el coleccionismo está avanzando”, señaló.

En Zona MACO Foto, 24 expositores de 11 ciudades recogen fotografía antigua, moderna y contemporánea.

La galería mexicana Grafika la Estampa presenta, junto con la francesa Jean Mathieu Martini, instantáneas tomadas por personajes de renombre como Henri Cartier-Bresson, Manuel Álvarez Bravo o Juan Rulfo.

Sobresale el archivo inédito de 53 piezas del cineasta soviético Sergei Eisenstein, quien llegó a México en la década de 1930 para filmar la película “¡Que viva México!” e inmortalizó con su cámara a personajes como Frida Kahlo y Diego Rivera o lugares del país como las pirámides de Teotihuacán.

En el coleccionismo, la fotografía es “más accesible en precios”, aunque la gente es “un poco miedosa” porque son “piezas que pueden ser reproducidas muchas veces”, explicó a Efe la directora de Grafika La Estampa, Tania Sanabria, quien matiza que el mercado ha creado unos “códigos de rareza” que aseguran el valor de las instantáneas que difícilmente pueden encontrarse hoy en día.

Junto a piezas más tradicionales, en la feria conviven otras propuestas arriesgadas, como las fotografías impresas en hilo de caña del argentino Pablo Boneu, desgarradas y superpuestas para que puedan leerse a distintos niveles, o las del peruano Aldo Chaparro, en acero inoxidable e impresión UV.

Por otra parte, Zona MACO Salón del Anticuario cuenta con 18 expositores que exhiben piezas que van desde altares barrocos hasta clásicos Mini Coopers, pasando por otras piezas como biombos, pinturas, joyería, mobiliario y esculturas religiosas.

En la galería Mario Uvence Antiques & Fine Arts, de San Cristóbal de las Casas (sur de México), se presenta una peculiaridad, un tibar dorado de grandes dimensiones, pieza que se hacía para la realeza italiana y de la que existen muy pocos en el mundo.

La Muzeion Gallery, de Dallas (EE.UU.), trae exóticos objetos como un Buda Ghandara del siglo III a.C, de la época de Alejandro Magno, y una colección de cráneos humanos de Papúa Nueva Guinea, “que se acostumbraron (popularizaron) a principios del siglo XX y se prohibieron en 1950”, contó a Efe el dueño de la galería, Guillermo Cárdenas.

También destaca un enterramiento chino de la dinastía Ming, de 1380, que se ha conservado completo y hace referencia a la costumbre de enterrar a las personas con sus objetos preferidos, semejante a la que se desarrolló en México y en Egipto, señaló.

En esta edición hay un programa para nuevos coleccionistas, con el que cada estand puede señalar aquellas piezas que sean menores a una cierta cantidad, para así “facilitar el coleccionismo”, apuntó Garza-Usabiaga.

Asimismo, de manera paralela a las ferias de Zona MACO se desarrolla un programa de conferencias que aúna artistas, especialistas, historiadores y curadores, y que examinarán materias como la fotografía documental o el papel de las redes sociales.

En 2015, las ferias tuvieron una afluencia de entre 7.000 y 8.000 visitantes, cifra que los organizadores esperan aumentar este año, dado que los eventos extenderán su programación durante un día más.

EFE