Expelotero Loaiza será deportado tras cumplir condena de tres años de prisión

9 marzo, 2019
Expelotero Loaiza será deportado tras cumplir condena de tres años de prisión

San Diego (EEUU), 9 mar (EFE).- El exjugador de béisbol Esteban Loaiza recibió este miércoles una condena de tres años de prisión por un delito de narcotráfico y será expulsado del país una vez cumpla la pena dictaminada por una juez de San Diego, California (EE.UU.).

El mexicano, de 47 años, afrontaba un mínimo de diez años de cárcel tras ser arrestado el 9 de febrero de 2018 con 20 kilos de cocaína, pero la magistrada federal Janis Sammartino tomó en consideración que el expelotero mexicano aceptó su responsabilidad, además de que padece diabetes según se dio a conocer hoy.

Durante la audiencia desarrollada en una corte federal, Loaiza, de 47 años, estuvo acompañado por sus padres, hermanos, primos, exesposa e hijos, quienes se tomaron de las manos mientras la jueza se aprestaba a dar a conocer la condena.

«Quiero pedir una disculpa a mi familia, amigos y aficionados. Juro que no lo volveré a hacer, este no es el tipo de persona que soy», manifestó en la sala el pelotero, quien en agosto pasado se había declarado culpable del cargo de posesión de droga con intención de distribución.

Sammartino dictó además cinco años de libertad condicional, aunque en la práctica no llegará a cumplir esta segunda condena dado que, una vez cumpla su tiempo tras las rejas, será expulsado del país, según explicó a los periodistas la abogada del exjugador, Janice Deaton.

Loaiza fue detenido en la ciudad de Imperial Beach, al sur del condado de San Diego, en posesión de un cargamento de cocaína cuyo precio en la calle ascendía a 500.000 dólares y que le había sido entregada para que la transfiriera a otro vehículo estacionado en un domicilio que el exbeisbolista acababa de alquilar.

La magistrada, que confesó que no conocía su trayectoria como jugador profesional hasta que recibió su expediente, puso de relieve sus logros en las Grandes Ligas pero ello, sin embargo, no eliminaba el delito que había cometido.

«Habrá vida después de la sentencia», le dijo la juez, quien expresó su deseo de que Loaiza retome el «camino correcto» y vuelva a ser el ejemplo que alguna vez.

Nacido en Tijuana (México), el jugador inicio en 1995 su trayectoria profesional, durante la cual jugó con los Medias Blancas de Chicago, los Dodgers de Los Ángeles o los Rangers de Texas, entre otros equipos.

Al expelotero, que fue esposo de la cantante Jenni Rivera, de la que se divorció dos meses antes de que la artista falleciera en un accidente de avión en 2012, «este caso le ha impactado muy fuerte y ha perdido mucho peso», señaló su abogada a los periodistas apostados en los exteriores de la sala.

«Creo que es por la diabetes», agregó sobre su defendido, el cual abandonó la corte sin declarar a la prensa.

Deaton dijo a Efe que su cliente reconoce el grave error que cometió y «no quiere que nadie más haga lo que hizo», por lo que planea regresar a México una vez cumpla su condena con el fin de entrenar a jóvenes y asesorarlos para «no caer en malas compañías».

Larry Casper, fiscal asignado al caso, señaló que la sentencia es un recordatorio de que «nadie está por encima de la ley» y que «es una sanción apropiada para un individuo que tuvo una carrera exitosa dentro del béisbol», no obstante cometió un delito.

«Ganó 43 millones de dólares, o más, durante ese periodo (como jugador), subió hasta la cima de su profesión, pero hoy paga el precio por un error muy serio», declaró.

Durante la audiencia, Casper recomendó una pena mayor dado que la implicación de Loaiza con la operación es «más profunda de lo que vemos en la superficie».

«Hubo dinero que se depositó en cuentas bancarias suyas y ese dinero fue retirado de ahí. Nosotros creemos que eso representa actividad criminal en la que estuvo involucrado en conexión con esta ofensa y ocurrió varios meses antes del arresto en febrero de 2018», detalló Casper a los periodistas.

Loaiza no fue puesto en custodia de forma inmediata y recibió la orden de entregarse a las autoridades el próximo 19 de abril. EFE

am/lce/laa