Exalcalde de Lima afronta eventual condena a 35 años de cárcel por corrupción

12 febrero, 2020
Exalcalde de Lima afronta eventual condena a 35 años de cárcel por corrupción

Lima, 12 feb (EFE).- El exalcalde de Lima Luis Castañeda puede ser condenado a 35 años de cárcel al término de la investigación que se le sigue por la recepción de aportes ilícitos de la empresa brasileña OAS durante su campaña electoral de 2014.
Esta información fue brindada este martes por la fiscal Milagros Salazar, integrante del equipo especial que investiga el caso Lava Jato en Perú, durante la segunda audiencia de la vista de un pedido para que se impongan 36 meses de prisión preventiva a Castañeda.
Al sustentar su petición, Salazar detalló que el exalcalde puede recibir 12 años de prisión por el delito de colusión, 13 años y 4 meses por lavado de activos y 10 años con 4 meses por asociación ilícita para delinquir.
La fiscal remarcó que, en ese escenario, Castañeda sería condenado al plazo máximo de 35 años de prisión que permite la ley peruana, por el «concurso real» de todos los delitos presuntamente cometidos.
ORGANIZACIÓN CRIMINAL
Salazar sostuvo que Castañeda, quien fue alcalde en los períodos 2003-2010 y 2015-2018, «constituyó y promovió» una organización criminal al interior de la Municipalidad de Lima desde 2014 hasta 2016, para favorecer a OAS a cambio de dinero.
«Castañeda es la cabeza de una organización criminal en la Municipalidad de Lima, conformada por funcionarios, ellos quebraron sus funciones», aseguró.
La fiscal sostiene que el exalcalde recibió 480.000 dólares de OAS para su campaña electoral de 2014 y que luego, durante su gestión, la constructora negoció una adenda al contrato de concesión de un gran proyecto vial para, en su lugar, construir un paso a desnivel en una avenida del centro de Lima.
La petición fiscal fue revisada por la jueza María Álvarez Camacho, del Primer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, y también incluye al empresario José Luna, quien fue secretario general de Solidaridad Nacional, el partido fundado por Castañeda, y a la exgerente de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad de Lima Giselle Zegarra.
Luna Gálvez es investigado por presunto lavado de activos y asociación ilícita, mientras que Zegarra lo es por tráfico de influencias, colusión agravada y asociación ilícita para delinquir.
CASTAÑEDA SE DEFIENDE
Durante su alegato final tras las dos audiencias, Castañeda manifestó este martes su sorpresa por la acusación fiscal y aseguró que se «acaba de enterar» que es «miembro de una asociación ilícita para delinquir».
Negó, de inmediato, que haya conformado esa asociación criminal con Luna y Zegarra, y sostuvo que es el alcalde de Lima «que más ha hecho obras» que, según dijo, «no se hacen si no se trabaja con honradez y si no se sacan adelante con la economía de un municipio».
Tras dedicar varios minutos a exponer sobre las obras de su gestión, aseguró que «ninguna empresa constructora» le ha dado dinero y que, a pesar de que su salud «está deplorable», no se va «a excusar en ella» para intentar evadir a la justicia.
«No me quiero basar en esa excusa», acotó antes de decir que si tiene «que soportar dolor por haber hecho obra, por tener una posición política», irá a prisión.
Tras escuchar también los alegatos finales de Luna y de Zegarra, la jueza Álvarez informó que necesita «un plazo razonable» para emitir «una posición debidamente razonada y sustentada» al pedido de prisión preventiva, por lo que anunciará su decisión final este viernes 14 de febrero. EFE
dub/cav