España aguarda en vilo una solución de última hora al bloqueo político

17 septiembre, 2019
España aguarda en vilo una solución de última hora al bloqueo político

Madrid, 17 sep (EFE).- España tendrá que esperar al último día para ver si los partidos políticos alcanzan una complicada solución de última hora al bloqueo que sufre la formación de un nuevo Gobierno tras las elecciones de abril.

Ante la falta de perspectiva de un acuerdo entre los socialistas del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y la formación izquierdista Unidas Podemos (UP), los dos grandes partidos de centroderecha eludieron concretar la idea, surgida hoy, de que puedan facilitar la investidura de Sánchez y evitar así nuevos comicios.

La situación dio un giro inesperado hoy cuando el líder del partido liberal Ciudadanos (C’s), Albert Rivera, propuso que su formación y el conservador Partido Popular (PP) se abstengan en una nueva votación en el Congreso para refrendar a Sánchez a cambio de que este les dé garantías en cuestiones sobre su postura sobre los nacionalismos vasco y catalán y en materia de impuestos.

Rivera y el líder del PP, Pablo Casado, mantuvieron una reunión esta noche sobre esta cuestión, a cuyo término ninguno de los dos partidos avanzó si podrían abstenerse, lo que mantiene la incertidumbre y la sensación de vértigo político mientras se acaba el plazo legal para lograr un acuerdo o convocar nuevas elecciones.

Al término de la reunión, el PP señaló en un comunicado que «la pelota continúa en el tejado de Pedro Sánchez», aunque no aclaró si aceptaría la llamada «abstención técnica» que propuso Ciudadanos.

Rivera señaló de forma muy escueta a la salida de la reunión que ha ido «todo muy bien», y en otro comunicado su formación tampoco concretó si cuenta con el apoyo del PP para esta iniciativa que presentó este lunes, justo antes de que el rey Felipe VI acabe la ronda de consultas previa a una hipotética investidura.

El Partido Socialista (PSOE) de Sánchez aseguró en otra nota que las tres condiciones planteadas por Rivera ya se cumplen, por lo que a su juicio no existen «razones objetivas» para que ambos partidos de centroderecha no faciliten la formación de Gobierno.

Antes de la reunión, Sánchez hizo un llamamiento a «todos los actores políticos» para que reflexionen sobre «su responsabilidad» para que no haya nuevas elecciones, y en concreto a Unidas Podemos para que valore si va a «decir no» a la investidura de un «gobierno progresista» por tercera vez (tras hacerlo en 2016 y julio pasado).

Sánchez, Casado, Rivera y otros líderes políticos se reunirán por separado mañana con el rey Felipe VI, dentro de la ronda de consultas que el monarca inició hoy con dirigentes de los partidos con representación parlamentaria para intentar determinar si hay un candidato con suficiente apoyo para acudir al Congreso para ser investido presidente del Gobierno.

Pedro Sánchez, líder socialista español y presidente del Gobierno en funciones, cerrará la ronda de consultas a última hora de la tarde de mañana, y a su término se espera que el rey anuncie si hay alguna ventana para acabar con el bloqueo político creado tras las elecciones del 28 de abril o se celebran nuevos comicios el 10 de noviembre.

Unidas Podemos rechazó hoy de nuevo dar un «apoyo gratis» al PSOE, según dijo a la prensa su portavoz, Noelia Vera, tras una reunión del Consejo de Coordinación del partido, en el que se consideró que Sánchez tiene la estrategia de «pedirle la abstención a la derecha».

Aunque dijo que no pierden la esperanza «hasta el último momento», Vera advirtió de que, sin un movimiento socialista a favor de una coalición, el líder de UP, Pablo Iglesias, recalcará mañana al rey que su grupo parlamentario se abstendrá -como ya hizo en julio- en caso de que Felipe VI proponga de nuevo a Sánchez como candidato a la presidencia del Gobierno.

Estos movimientos se produjeron hoy durante la primera jornada de consultas políticas del rey de España con responsables de los partidos con representación en el Congreso, aunque las reuniones con las formaciones más importantes serán mañana.

El sentimiento común mostrado hoy por los partidos pequeños fue a favor de que haya algún tipo de acuerdo de Gobierno entre varias de las grandes formaciones y no haya que repetir las elecciones de abril.

En función del resultado de las consultas que terminan mañana, el rey podría proponer a Sánchez o decidir que no hay candidato con suficiente apoyo en el Congreso, por lo que el 23 de septiembre se convocarían de forma automática nuevas elecciones legislativas, que serían el 10 de noviembre.

Si se llegan a celebrar, esas elecciones serían las cuartas desde diciembre de 2015, en las que la aparición de nuevos partidos a nivel nacional ha complicado la aritmética parlamentaria en un país donde nunca ha habido una coalición de gobierno desde la restauración de la democracia en los años 70 del pasado siglo. EFE

rcf/mmg