En Venezuela el barrio se filma con participación popular

15 de agosto de 2016
En Venezuela el barrio se filma con participación popular

Jackson Gutiérrez no es una cineasta convencional en Venezuela. Habitante del barrio Petare , uno de los más grandes de Surámerica, este caraqueño cuenta en sus películas las cotidianidad de los habitantes de zonas populares, sus tragedias y dramas, pero también sus sueños y esperanzas por un mejor provenir.

“Llegué para romper ese obstáculo y ese hielo que se interponía en los nuevos creadores, que si el cine debía hacerse con una cantidad de dinero enorme o, si no, no se hacía”, dijo Gutiérrez tras visitar la sede de AVN.

No es solo filmar al barrio y sus realidades. Es también que sus habitantes participen en la realización de la película: como asistentes técnicos e incluso como actores principantes que trabajan con otros de más experiencia. En el proceso todos aprenden una práctica que Gutiérrez define “como un cine escuela”.

“Siempre en mis producciones hago un vínculo de actores populares (en formación o sin formación de las comunidades) y los involucro con actores profesionales. Hago como un cine escuela en ese momento y aprende uno del otro. Siempre busco a jóvenes que les guste la cámara y los pongo como asistentes de cámara, sonido, etc., para que se involucren”.

A la fecha Gutiérrez , quien también produce y actúa en sus proyectos, ha realizado 25 películas, entre ellas Azotes de Barrio Complot. Las más reciente se llama 4 Esquinas, basada en la vida del jugador venezolano de baloncesto Juan Manaure, quien participa como protagonista en esta filmación realizada en la parroquía San Agustín, de la ciuda capital.

En la cinta, además, participaron los jugadores del baloncesto criollo Luis Bethelmy y Alexander “Mimou” Vargas. La película se estrenó el pasado 5 agosto en las salas de cine en el país.

“Esta es un historia bastante motivadora y conmovedora para la juventud venezolana. Una historia que va a conmover mucho a eso jóvenes que se encuentran atascados en mundo de oscuridad, dónde ellos creen que no hay posibilidad de triunfar en la vida y con 4 Esquinas reflejamos que si te propones hacer las cosas, que sí te vas por un camino correcto vas a lograr muchas cosas positivas” dijo Gutiérrez.

Manaure es amigo de Jackson desde la infancia. “Un día comenzamos hablar, me contó su historia y me vi involucrado en ella porque los dos luchamos por una misma causa, que es salir adelante y dejar atrás la oscuridad”, comentó.

El trabajo de Gutiérrez es uno de los tantos del cine venezolano, que durante los últimos 10 años cobró auge por el apoyo del Estado venezolano con financiamientos, creación de escuelas de formación actoral y un centro cinematográfico llamado la Villa del Cine,  dedicado a la producción nacional.

Como Gutiérrez, hay muchos haciendo cine en Venezuela con énfasis en visibilizar la importancia de reconocernos en nuestra propia historia como país y además difundir los nuevos proyectos de muchos jóvenes. “Creo que he dejado algo bastante positivo (al cine venezolano) porque muchas personas están haciendo su película independiente”.