Empresarios piden un diálogo nacional en Bolivia ante el clima de tensión

4 de agosto de 2020
Empresarios piden un diálogo nacional en Bolivia ante el clima de tensión

La Paz, 4 ago (EFE).- La situación política y social en Bolivia, polarizada entre quienes piden elecciones y los que defienden que primero la salud ante la COVID-19, llevó a la mayor patronal del país a proponer este lunes un diálogo nacional.
La propuesta de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) coincidió con una nueva jornada con algunas protestas para que las elecciones no se retrasen de nuevo, del 6 de septiembre al 18 de octubre como anunció el órgano electoral.
Los empresarios, en una resolución de esta entidad, abogaron porque el Gobierno interino y el resto de actores políticos del país “cesen en sus enfrentamientos electoralistas mezquinos”, para que Bolivia de forma progresiva tenga “una nueva condición de normalidad”.
Los comicios estaban previstos para el 3 de mayo pero se aplazaron primero a septiembre y ahora a octubre, mientras en el país siguen aumentando los contagios por el nuevo coronavirus.
“Vivimos una crisis generalizada que afecta la salud, la educación, la economía, el trabajo y la institucionalidad”, advirtió la entidad empresarial.
El sistema de salud tiene serias dificultades para afrontar la pandemia, el curso escolar se dio por terminado de manera anticipada y organismos como el Banco Mundial prevén que este año la economía boliviana pueda caer un 5,9 por ciento.
“No podemos seguir en la lógica irracional del enfrentamiento que solo genera incertidumbre”, denunciaron los empresarios.
El esfuerzo de la sociedad boliviana, con una de las economías informales más alta del mundo, donde mucha gente vive del día a día en la calle y se resiente por las restricciones para salir de casa por la cuarenta desde hace más de cuatro meses, no es correspondido por los políticos, que “no parecen comprender la dimensión de la crisis”, a juicio de la CEPB.
Los empresarios advirtieron del bloqueo de fondos por una pugna política entre el Ejecutivo transitorio de Jeanine Áñez y el Parlamento, con mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales, que afecta a unos 1.700 millones de dólares.
Los movimientos sociales, por su parte, “obedeciendo instrucciones precisas del orden político, promueven movilizaciones, bloqueos y paros, que además de poner en mayor riesgo la salud”, dañan la economía, según los empresarios, que les reclamaron que “depongan sus actitudes violentas”.
Bolivia vivió este lunes una jornada con bloqueos y manifestaciones de sectores sociales que exigen que las elecciones sean el 6 de septiembre.
El país tiene que elegir presidente, vicepresidente, diputados y senadores en unos comicios pendientes desde la anulación de los de octubre del año pasado entre denuncias de fraude, aún bajo investigación judicial, a favor de Evo Morales, que había sido declarado vencedor pero renunció denunciando que era presionado por un supuesto golpe de Estado para negarle su triunfo y obligarlo a dejar el poder. EFE
lar/gb/cav