El Salvador y OEA lanzan comisión contra impunidad sin poder de acción penal

7 septiembre, 2019
El Salvador y OEA lanzan comisión contra impunidad sin poder de acción penal

San Salvador, 7 sep (EFE).- El Salvador comenzó este viernes, junto a la Organización de los Estados Americanos (OEA), un proceso para la instalación de una comisión contra la impunidad que investigará casos de corrupción en las 105 entidades del Estado, pero que no contará con poder de acción penal.

Lo anterior está contemplado en un acuerdo firmado por el Gobierno de El Salvador, presidido desde junio pasado por Nayib Bukele, y la OEA, que se compromete a una cooperación del organismo internacional para acabar con la impunidad y la corrupción en el país centroamericano.

Dicha comisión, que, según Bukele, “no será utilizada para la persecución política”, se encargará de “modificar los sistemas y poner en práctica formas de trabajo que eviten la corrupción” en el Ejecutivo.

El mandatario salvadoreño, que no precisó la fecha en que la Comisión Internacional Contra la Impunidad de El Salvador (Cicies) estará plenamente instalada, señaló que en el proceso para la implementación de dicho grupo se desarrollarán reuniones con la Fiscalía General de la República (FGR), la Corte de Cuentas de la República, la Policía Nacional Civil (PNC) y la Asamblea Legislativa.

Además, indicó que una de las primeras tareas será la creación de una unidad especializada anticorrupción en la PNC, que tendrá vinculación directa con la Cicies, y se reforzarán las “atribuciones” del Ministerio de Hacienda para auditar a las diferentes carteras de Estado.

“Esto (la Cicies) es algo que la población salvadoreña estaba demandando y aclamando porque el pueblo pide que se combata la corrupción (…) la Cicies no viene únicamente a perseguir corruptos, sino a los corruptores”, subrayó Bukele en una conferencia de prensa en la Casa Presidencial.

El mandatario apuntó que “la mayoría de casos de corrupción están en el Ejecutivo, por lo que es conveniente comenzar desde aquí y posteriormente avanzar a las otras áreas que sabemos que están afectadas”.

“El Ejecutivo ya tiene atribuciones constitucionales para perseguir la corrupción (…) el Estado tiene la facultad de auditar todas las instituciones y las carteras que están bajo la Presidencia de la República, que son 105”, manifestó.

Enfatizó que la Cicies “no será una oficina de Casa Presidencial, tendrá un carácter efectivo, autónomo, independiente, neutral y transparente”, garantía que, de acuerdo con Bukele, la dará la OEA.

Por su parte, el representante de la OEA, Luis Porto, detalló que en primer lugar llegará a El Salvador una “misión de avanzada” para resolver los problemas administrativos y posteriormente buscarán la firma de “convenios específicos” con otras instancias estatales y de la sociedad civil.

Porto señaló que la instalación de la Cicies “comienza hoy”, como parte de la primera etapa, y “gradualmente vamos a ir avanzando hasta que se forme el equipo”.

Además, indicó que en las próximas semanas llegarán al país expertos del organismo regional para avanzar en el proceso e incorporar a la población, a la que se “capacitará y concienciará sobre la importancia de combatir la corrupción”.

El proceso de instalación de la Cicies se ha oficializado sin que las partes involucradas aclararan si el ente tendrá atribuciones similares a las de la Fiscalía, a la que la Constitución le otorga la facultad de “dirigir la investigación del delito” y “promover la acción penal”.

La formación de una comisión contra la impunidad y corrupción en El Salvador fue una de la banderas que Bukele alzó durante su campaña electoral y que entrando al Ejecutivo promovió.

Sin embargo, en las últimas semanas el mandatario ha recibido críticas de diversos sectores de la sociedad por la poca información que se tenía sobre la conformación de dicho organismo, que se esperaba fuera similar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).

Según algunos analistas salvadoreño, si la conformación de la Cicies no pasa por la aprobación de la Asamblea Legislativa, está solo podrá realizar investigaciones administrativas y sin ningún componente de autoridad.

Otros han señalado que investigar casos de corrupción en el órgano Ejecutivo no contribuirá a la transformación que el país necesita.

Desterrar la corrupción de la administración pública se convirtió en un punto de honor en la agenda de Bukele durante la campaña electoral, en la que criticó constantemente a los partidos de sus adversarios por su supuesta relación con casos de malversación de fondos públicos. EFE

sa-hs/sb/eat