El presidente del Parlamento asegura que el Líbano no «venderá» Palestina

24 junio, 2019
El presidente del Parlamento asegura que el Líbano no «venderá» Palestina

Beirut, 24 jun (EFE).- El presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, afirmó hoy que el Líbano no aceptará ni participará en «la venta de Palestina a cambio de 30 monedas de plata», después de que Estados Unidos diera a conocer un polémico plan para atraer inversiones por 50.000 millones de dólares para el pueblo palestino.

«El Líbano y los libaneses no serán falsos testigos o asociados en la venta de Palestina», afirmó Berri en un comunicado distribuido por su oficina, en la primera reacción oficial que llega del país de los cedros sobre el plan de Washington denominado «Paz para la Prosperidad».

La idea desarrollada por Jared Kushner, el asesor principal de la Casa Blanca y yerno del presidente, Donald Trump, y por el enviado de Washington para Oriente Medio, Jason Greenblatt, también incluye impulsar las economías de Egipto, Israel, Jordania y el Líbano.

«La única inversión que no podrá hacerse en el Líbano es la que se llevará a cabo a expensas de la causa palestina, del derecho de los palestinos a regresar a su tierra y en detrimento del establecimiento de un Estado palestino independiente con Jerusalén como capital», agregó Berri.

Asimismo, remachó que tanto el suyo como los demás gobiernos árabes «resistirán por todos los medios ante cualquier forma de implantación» de los refugiados palestinos en sus respectivos países, siendo el Líbano uno de los que más acoge.

Berri instó a los árabes a que «no permitan que la causa de los palestinos sea condenada a muerte en sus propias tierras».

El plan estadounidense cita la posibilidad de fomentar las inversiones y desarrollar el sector privado en los países de la región, así como sus industrias turísticas y sus infraestructuras, para que todos se beneficien de ello, incluidos los palestinos.

Pero Berri declaró: «Se equivocan aquellos que piensan que agitando miles de millones de dólares podrán atraer al Líbano, que atraviesa una crisis económica asfixiante, someterlo y hacer que renuncie a sus principios».

En el documento se reconoce que Egipto, Jordania y el Líbano «hacen frente a destacados retos económicos» y por ello se elaborarán «planes de desarrollo nacional para ayudar a estos países a superar los obstáculos para su crecimiento económico», sin detallar qué suma de dinero se podría destinar a cada uno.

Washington buscará el apoyo de los países árabes en la reunión de los días 25 y 26 de junio en Baréin, donde presentará su plan de inversiones ante gobiernos y entidades privadas y a la que ya ha confirmado su asistencia Jordania.

El ministro de Exteriores libanés, Gebran Basil, declaró el pasado 11 de junio en Twitter que su país no acudirá a la conferencia «porque los palestinos no participan». EFE

ks-fc/si